Posts etiquetados ‘San Sebastián’


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

Estrellas con G de gastronomía… y de Gipuzkoa y Girona

Anuncios

El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

Fútbol se escribe con G. Con G de Gipuzkoa


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

10 datos de Donostia que probablemente no conozcas


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

BSS – ritmo medio y particantes por provincia


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

10 km en ruta Gipuzkoa (las chicas II)


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

10 km en ruta Gipuzkoa (las chicas)


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

10 km en ruta Gipuzkoa


53 Behobia San Sebastián

12 de noviembre de 2017

10:16 AM (tarde)

Como cada segundo domingo del mes de noviembre, la Behobia llegó fiel a su cita. La Behobia: esos 20 kilómetros que separan Behobia de Donostia, ese perfil rompepiernas, esa marea casi infinita de público a lo largo de todo el recorrido, esos puntos de animación musical, esa carrera por la que todos los no practicantes del footing te preguntan, esa escala que utilizan los no practicantes para clasificarnos a los corredores aquí en Gipuzkoa.

Nunca me la planteo como objetivo principal pero su lugar en el calendario hace que siempre llegue en condiciones de hacer un buen papel. Y ayer no fue una excepción. Llegaba bien preparado (de cara al 10k de l Maratón) y descansado de la poco exigente semana de entrenos.

Los pronósticos apuntaban a un buen día para correr y se cumplieron las previsiones. Buena temperatura, lluvia fina o inexistente y ausencia casi total de viento. En resumen, un día para correr y mucho.

Al igual que Norman, yo me acosté con un sueño, y con dos y hasta con tres. Puede cumplir uno y otro a medias. El tercero tendrá que esperar. Pero llegará. Soñé con cruzar la meta del Boulevard, con hacerlo en compañía de Aitor y de Norman y de hacerlo por debajo de 1h20. En ese orden de prioridad.

La carrera comenzó un par de horas antes de nuestra salida, cuando Ibon y Olaia m recogieron en el portal después de haber pasado a por Julen y antes de hacer lo propio con Aitor y con Xabi. El equipo EGFisios casi al completo en el coche. Hasta pudimos hacernos una foto en Behobia.

Apuramos el tiempo en un bar de Behobia y salimos a calentar (quizás demasiado tarde). Corrimos hacia nuestra cajón y ahí nos juntamos con Norman y un buen grupo de corredores de Hernani que iban capitaneados por Sergio Román.

Pistoletazo de salida y al lío. Primer kilómetro para toma de posiciones y a la espera de su se estire el grupo para poder rodar cómodos. Poco antes del segundo kilómetro empiezo a notar un pinchazo en el costado derecho. El temido flato parece que quiere unirse a la fiesta. Intento acompasar la respiración con la esperanza de que desaparezca. Viendo que va a más, se lo comento a Aitor y no duda en ponerse delante. A partir de ahí, todo son atenciones hacia mí: agua, ritmo, distracciones para no pensar en el dolor, ánimos,… Van pasando los kilómetros y, para mi sorpresa, la sangría de segundos no es tan grande. Aunque el primer sueño pasa a ser la única prioridad, pasamos el ecuador en 40:05. El tercer sueño está cerca.

Los pinchazos no desaparecen y el sufrimiento es cada vez mayor. Pasamos los 15k en 1:00:18. Tan cerca y tan lejos. El último 5.000 se me hizo muy duro. Ya sólo pensaba en llegar a meta sin importar el tiempo. No lo pude hacer con Aitor y con Norman pero al menos sí CON Aitor y, sobretodo, GRACIAS A Aitor.

No fue la Behobia soñada pero fue una gran Behobia. Un aprendizaje más. Experiencias como la de ayer ponen más en valor, si cabe, la importancia de disfrutar del camino.

Aunque sea un clásico, gracias por los ánimos desde el otro lado: Olatz y familia, la Ama, Karlos, la Rubia, Ángel Delgado, Dani Oikili, Romain (Tifoso), Ibon, Olaia, Krutx, Ainhoa, Jon Alberdi, y seguro que alguno más al que no oí.

Ahora a poner todo en su sitio y a entrenar para el 26N.


XXVIII Cross 3 Playas

08 de octubre de 2017

10:00 AM

Paso por la Zurriola dirección Sagües. Foto de la Rubia.

Segunda carrera de este 2017 que ya ha entrado en su último trimestre. En lo que a carreras populares se refiere y, en mi opinión, el mejor trimestre del año. Llego muy rodado pero con falta de chispa y la carrera me puso en el sitio que estoy, ni más ni menos. Y es que precisamente es para esto para lo que sirven las carreras, para ofrecerte la medida de lo que vales, en términos de rendimiento. Y yo, a día de hoy, valgo 37:26.

El día prometía ser de los buenos para correr y no defraudó. 12,2 grados a la hora de la salida, sol y apenas viento. Este último tan solo hizo un tímido acto de presencia en Sagües.

En cuanto al desarrollo de la carrera, salí en el primero de los cajones, aunque no en las filas delanteras. Salí fuerte, con intención de probarme. Al poco de salir vislumbré a Maitane Guerrero y pensé que sería una buena referencia así que me fui a por ella hasta darle caza pasado el primer kilómetro. Aguanté con ella hasta Sagües, cuando empecé a descolgarme. No iba nada cómodo y quedaba mucha carrera. Me pasaron varios corredores (incluido Mitxel Cuadrado) y fueron momentos de malos pensamientos. Me centré en correr e intenté alejar esos malos pensamientos. Tocaba afrontar el temido paseo nuevo, con sus adoquines y su interminable pendiente positiva. Al hacer el giro y volver hacia la parte vieja, empecé a animarme. El paso por la parte vieja me llenó de energía y afronté el Paseo de la Kontxa con energías renovadas. Cada vez veía a Maitane y a Mitxel más cerca y apreté todo lo que pude. El último kilómetro lo hice muy fuerte (3:27) pero no pude alcanzarles.

Una carrera con altibajos: un buen comienzo, una parte central mejorable y un final muy bueno, que me deja con un muy buen sabor de boca. Curiosamente, el mismo esquema que mi última participación en 2015.

De la belleza del recorrido poco puedo decir que no se haya dicho ya. En cuanto al trazado, hay unos puntos que no lo hacen ideal para las marcas: el tramo de vuelta de la Zurriola, por la acera húmeda y con arena, los adoquines del Paseo Nuevo, el giro del Paseo Nuevo y el callejeo de la parte vieja.

En una carrera dada a buscar cambios que mejores la experiencia del corredor, un nuevo aplauso para la organización al incluir cajones de salida. Quizá un primer cajón sub45 sea demasiado amplio pero es un comienzo. Bravo.

Paseo de La Concha. Foto de Luis Peralta.

Por la tarde estuve paseando con la familia por la zona del Kursaal y me sorprendió la cantidad de botellines de agua que había en el suelo en la zona del avituallamiento. He leído alguna queja en Facebook al respecto. Entiendo que a la gente le moleste ver así la ciudad (a mí es al primero que no me gusta). En otras carreras recuerdo que se ponen contenedores unos metros más allá de la zona de entrega de botellas. Esta vez no los vi y resulta muy difícil encestar en una papelera cuando vas corriendo. Un tirón de orejas para quien tuviera la responsabilidad de recogerlas.

Saliendo del túnel del Antiguo, a punto de encarar la larga recta de meta. Foto de Javier Zatarain.

Agradecer, una vez más, los ánimos a pie de carretera. Pude reconocer a Romain Purro (tifossi), a Mikel Albéniz, a Ainhoa Ayerdi, a la Rubia y a Unai Azpiazu y a su patinete. Cajapino, rodamientos nuevos para tu patinete! Otro agradecimiento para los grandes fotógrafos Luis Peralta y Javier Zatarain y para la Rubia que, aparte de animar, tuvo tiempo de echarme una buena foto.

Nos vemos en la siguiente y, mientras tanto, a seguir disfrutando de los entrenos.

Clasificación Kirolprobak


5 Millas por la Salud Mental 2017

24 de septiembre de 2017

10:00 AM (hora límite para empezar una carrera)

Cuando ayer me puse la equipación de EGFisios, habían pasado 267 días desde mi última participación en una carrera. Fue en la San Silvestre Donostiarra de 2016, una carrera entre lo deportivo y lo festivo. Para mí, lo primero.

Equipación y dorsal.

Equipación y dorsal.

Entre medias no ha habido grandes lesiones. Nada más allá de una fuerte gripe que me dejó muscularmente muy débil, cuando mejor estaba entrenando, cuando tan bien encaminado iba hacia mi gran objetivo. Tuve que parar un par de semanas antes de volver a la carga. Y quise volver como si nada hubiera pasado y mi cuerpo dijo que basta. Una semana y media de tratamiento y de ausencia de impacto y vuelta a la carga. No perdí mucha forma física pero sí se esfumaron las ganas de competir.

Así que estos meses me he dedicado a entrenar, a disfrutar del placer de entrenar por entrenar, por sentirme mejor, por ver mis progresos, por compartir entrenos con grandes personas. Sin la necesidad de refrendarlos un día concreto a una hora concreta.

Pero se acercaba el otoño y volvió a saltar la chispa de las carreras, de las bonitas carreras que llenan el calendario en estas fechas. Podía haber sido la Josetxo Imaz, de la que guardo buen recuerdo, pero la pereza pudo conmigo y decidí quedarme en Donostia.

Después de tanto tiempo sin competir, no tenía muy claro cómo salir. Así que me coloqué en torno a la quinta fila y peleé por coger un buen grupo. Nos juntamos 5 o 6 y poco a poco nos fuimos quedando 4 (unos entraban y otros salían). El último en irse fue Txitxin. Dudé y me quedé en el grupo. Fuimos los 4 hasta los últimos 500 metros, momento del “sálvese quién pueda”. Nos quedamos Sergio Garzo (Donostiarrak) y Yo. Intenté apretar pero pegó un cambio y no pude seguirle. Venía con flato desde mitad de la Concha y tuve que ceder.

Dorsal.

Dorsal.

La carrera tiene un recorrido muy bonito y muy adecuado para hacer marcas, sin giros complicados. Teniendo en cuenta el día que hacía, resultó agradable que gran parte de la carrera transcurriera por la sombra.

Agradecer, una vez más, los ánimos a pie de carretera. Pude reconocer a Ángel Delgado, a Jesús Egimendia, a Gerardo Amunarriz y a Blanca con Diego y con Sergio (todavía me duelen los oídos de tanto grito J).

Nos vemos en la siguiente y, mientras tanto, a seguir disfrutando de los entrenos.

Clasificación.

Clasificación.