Posts etiquetados ‘Donostia – San Sebastián’


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

3 playas + La Clásica + BSS (2017)

Anuncios

El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

BSS 2013 – 2017 (los repetidores)


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

BSS 2017 – Las chicas son más normales que los chicos


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

BSS2017 Vs BSS2016


5 Millas por la Salud Mental 2017

24 de septiembre de 2017

10:00 AM (hora límite para empezar una carrera)

Cuando ayer me puse la equipación de EGFisios, habían pasado 267 días desde mi última participación en una carrera. Fue en la San Silvestre Donostiarra de 2016, una carrera entre lo deportivo y lo festivo. Para mí, lo primero.

Equipación y dorsal.

Equipación y dorsal.

Entre medias no ha habido grandes lesiones. Nada más allá de una fuerte gripe que me dejó muscularmente muy débil, cuando mejor estaba entrenando, cuando tan bien encaminado iba hacia mi gran objetivo. Tuve que parar un par de semanas antes de volver a la carga. Y quise volver como si nada hubiera pasado y mi cuerpo dijo que basta. Una semana y media de tratamiento y de ausencia de impacto y vuelta a la carga. No perdí mucha forma física pero sí se esfumaron las ganas de competir.

Así que estos meses me he dedicado a entrenar, a disfrutar del placer de entrenar por entrenar, por sentirme mejor, por ver mis progresos, por compartir entrenos con grandes personas. Sin la necesidad de refrendarlos un día concreto a una hora concreta.

Pero se acercaba el otoño y volvió a saltar la chispa de las carreras, de las bonitas carreras que llenan el calendario en estas fechas. Podía haber sido la Josetxo Imaz, de la que guardo buen recuerdo, pero la pereza pudo conmigo y decidí quedarme en Donostia.

Después de tanto tiempo sin competir, no tenía muy claro cómo salir. Así que me coloqué en torno a la quinta fila y peleé por coger un buen grupo. Nos juntamos 5 o 6 y poco a poco nos fuimos quedando 4 (unos entraban y otros salían). El último en irse fue Txitxin. Dudé y me quedé en el grupo. Fuimos los 4 hasta los últimos 500 metros, momento del “sálvese quién pueda”. Nos quedamos Sergio Garzo (Donostiarrak) y Yo. Intenté apretar pero pegó un cambio y no pude seguirle. Venía con flato desde mitad de la Concha y tuve que ceder.

Dorsal.

Dorsal.

La carrera tiene un recorrido muy bonito y muy adecuado para hacer marcas, sin giros complicados. Teniendo en cuenta el día que hacía, resultó agradable que gran parte de la carrera transcurriera por la sombra.

Agradecer, una vez más, los ánimos a pie de carretera. Pude reconocer a Ángel Delgado, a Jesús Egimendia, a Gerardo Amunarriz y a Blanca con Diego y con Sergio (todavía me duelen los oídos de tanto grito J).

Nos vemos en la siguiente y, mientras tanto, a seguir disfrutando de los entrenos.

Clasificación.

Clasificación.


El Peine del Viento / Haizearen Orrazia / The Wind Comb / Peigne du Vent

¿Qué es?

Situado al final de la playa de Ondarreta, en el extremo oeste de la capital guipuzcoana y a los pies del monte Igeldo, el Peine del Viento es una de las obras más conocidas del escultor Eduardo Chillida. Fue instalada en este lugar en 1977, en colaboración con el arquitecto Luis Peña Ganchegui, que fue el encargado de diseñar el entorno.

Se trata de un conjunto escultórico formado por terrazas de granito de color rosa y tres piezas de acero aferradas a las rocas que resisten a los continuos embates del mar. Es uno de los lugares más frecuentados por los visitantes y lugareños, un espacio mágico desde el cual se puede contemplar el mar en todo su esplendor, y, en especial, durante los días de temporal, cuando las olas embisten con toda su furia contra las rocas del acantilado.

Además, a través de un sistema de tubos, el aire impulsado por las olas sale a la superficie por unos orificios emitiendo un sonido muy peculiar. Los días de gran oleaje, el espectáculo es aún más impresionante, pues ese sonido va acompañado de agua pulverizada.

Localización

Paseo Eduardo Chillida  s/n (al final del paseo).

20008  DONOSTIA – SAN SEBASTIÁN.

Acceso

En coche

Tomar el desvío hacia la derecha desde la Avenida de Satrustegi (Satrustegi Hiribidea). A mano izquierda dejaremos las instalaciones del Real Club de Tenis de San Sebastián, el Pub Wimbledon y el restaurante ñam. Se trata de una carretera sin salida al final de la cual hay un pequeño espacio para dar la vuelta.

Se puede aparcar a lo largo de todo el Paseo Eduardo Chillida. El estacionamiento es de pago durante todo el año, con tarifas diferenciadas para las temporadas de invierno y  de verano. En temporada de verano (especialmente en días de buen tiempo) suele ser difícil aparcar salvo a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde.

 

Transporte público

Las paradas más cercanas son “Satrustegi II” y “Funikular plaza”  de la línea 16 | Igeldo (con destino “Kanpalekua / Camping). No es un autobús con una buena frecuencia. Existen otras paradas no tan cercanas donde paran líneas con una frecuencia muy superior:

  • “Zumalakarregi, 8”: línea 24 | Altza – Intxaurrondo – Antiguo – Gros (con destino Unibertsitatea).
  • “Matia”: línea 5 | Benta Berri (con destino Errotaburu, 5).
  • “Zumalakarregi, 10”: línea 25 | Benta Berri – Añorga (con destino Errekalde, 2).

A pie

La forma más cómoda de acceder al Peine del Viento es caminando por el Paseo Eduardo Chillida. Si venimos desde el Centro de la ciudad, tomamos el Paseo de la Concha (Kontxa Pasealekua) y vamos bordeando la bahía hasta llegar al Túnel del Antiguo. Atravesamos el túnel y tomamos el Paseo de Ondarreta (Ondarreta Pasealekua). Continuamos bordeando la playa de Ondarreta  hasta el final del mismo y tomamos el Paseo Eduardo Chillida (Eduardo Chillida Pasealekua). Este paseo nos dejará a los pies del Peine del Viento.

¿Qué hacer? / ¿Cuándo visitarlo?

Cualquier momento es bueno para acercarse al Peine del Viento y admirar las vistas de la bahía de La Concha y de la Isla Santa Clara, contemplar el mar y sentir su brisa. Sin embargo, hay dos momentos especiales para mí. Uno es en los días de fuerte oleaje, donde se puede contemplar la fuerza del mar, las olas saltando por encima de las esculturas y del muro, el agua saliendo pulverizada por los tubos excavados en la roca y, por qué no, mojarse un poco. Recomiendo hacer coincidir la visita con la pleamar. Si el temporal es muy intenso, el acceso suele estar cortado por la Guardia Municipal por la seguridad de los viandantes.

Otro momento especial es el amanecer, cuando se puede contemplar el sol ascendiendo desde el mar por detrás del monte Urgull y el cielo adquiriendo tonos anaranjados, y rojizos. En este momento, el espacio suele estar muy poco concurrido o incluso solitario.

Fotografías

https://viajarxviajar.wordpress.com/2012/05/16/mirando-al-mar-ciclogenesis-explosiva-donostia-24-enero-2009/#more-653

https://viajarxviajar.wordpress.com/2012/05/17/mirando-al-mar-ii-temporal-donostia-20-enero-2009/

https://viajarxviajar.wordpress.com/2012/05/19/mirando-al-mar-iii-temporal-donostia-3-noviembre-2009/

https://viajarxviajar.wordpress.com/2012/05/23/mirando-al-mar-iv-temporales-varios/

Vídeos

https://youtu.be/JFe7jFkfm48
https://youtu.be/AoP0BVYGn5Q

Fuentes y más información

https://turismo.euskadi.eus/es/patrimonio-cultural/peine-del-viento/aa30-12375/es/

https://www.sansebastianturismo.com/es/hacer/cultura-arte-arquitectura/esculturas-al-aire-libre

http://peinedelviento.info/

 

 


Os presento a una de las muchas joyas que esconde Donostia. Conocida para algunos lugareños y bastante desconocida para los siempre bienvenidos foráneos. Una joya no tan popular como el Peine del Viento, la playa de la Concha, el Palacio de Miramar, el Paseo Nuevo pero igual de interesante. Naturaleza en estado puro y salvaje.
La cala de Agiti se sitúa en el extremo oeste de la ciudad, casi en su límite con la localidad de Orio.

El acceso es probablemente el motivo de su desconocimiento y de que se haya mantenido tan salvaje con el paso de los años.

Tras coronar Igeldo (Padre Orkolaga ibilbidea), en la semi-rotonda donde da la vuelta el autobús público (línea 16), giramos a la derecha y comenzamos a bajar el Camino de Agiti. Carretera de asfalto irregular en su tramo inicial que acaba por convertirse en una incómoda pista de cemento.

El tortuoso camino y la vegetación que lo flanquean a ambos lados hace difícil presagiar el paisaje que nos aguarda unos pocos metros más allá de aparcar el coche (salvo que hayamos optado por bajar a pie o en bicicleta).
En la actualidad, la parte transitable del Camino de Agiti muere a la altura del comienzo de la antigua piscifactoría de rodaballos. Unas rocas bloquean la carretera en un innecesario recordatorio. Nadie en su sano juicio se avenruraría en coche por ese ¿camino? La pista de cemento se convierte en un cada vez más estrecho sendero de tierra.

De repente la vista se abre hacia el mar y podemos apeeciar el mar en todo su esplendor.

En alguna zona el sendero es prácticamente inesistente y es necesario bajar a la cala para poder continuar. La cala es de grandes piedras de cantos erosionados en su parte más cercana a Donostia y va dando paso a piedras cada vez más pequeñas y agradables a medida que caminamos en dirección a Orio. Acumula gran cantidad de palos, redes y otros restos depositados por el mar.

Un lugar especial, con reminiscencias del pasado que perfectamente podría ser escenario de películas a cerca del origen de la tierra, sobre un naufragio o de algún episodio de Lost. 

Os animo a que hagáis una pequeña excursión a la zona, a admirar la bravura del mar. Hoy (10 de diciembre de 2016) hacía una preciosa mañana, con un inesperado sol de diciembre y una agradable temperatura.

Fotografías tomadas el 10 de diciembre de 2016.

 

 

 

 

 

 

 


Igara es una zona de Donostia – San Sebastián perteneciente al barrio de Ibaeta. Está situado en el extremo Oeste de la ciudad, está poblado principalmente por empresas. La calle Portuetxe, además de ser su arteria principal, es una buena zona de entrenamiento, sobre todo fuera del horario laboral.

Trazado series 1.000m

Trazado series 1.000m

Mi historia deportiva con esta calle comienza el 18 de junio de 2014. Tras varias sesiones en las que las repeticiones no entraban en los tiempos deseados o en las que, salía de casa derrotado y cambiaba el entrenamiento, decido cambiar de circuito. Cambio el circuito de “La Concha” por el circuito de “Igara”. Hasta ahora los “miles” los hacía entre la entrada al túnel del Antiguo (lado del centro) y los relojes. Una de ida y otra de vuelta hasta completar el número de repeticiones marcadas.

Preocupado por varios entrenos insatisfactorios, voy a Google Maps y busco un recorrido de 1.000 metros con las siguientes características:

  • Llano.

    Igara_3

    Perfil de Ibilbideak

  • Con ninguna o pocas interferencias de tráfico.
  • Cerca de casa.

Me decanto por probar la zona de Igara ya que cumple con las tres características: es prácticamente llano, está muy cerca de casa y, a las horas que entreno Yo, apenas hay tráfico. El tramo seleccionado es el comprendido entre el Diario Vasco y el comienzo de la cuesta que da acceso a Correos. Una de ida (ligeramente ascendente) y otra de vuelta (ligeramente descendente), al igual que hacía en La Concha.

El cambio de recorrido surte efecto y las repeticiones empiezan a entrar en tiempos. Desde entonces, esta calle se convierte en el escenario habitual de mis repeticiones de 1.000m. Sigo así varios meses hasta que empiezo a alternar ambos recorridos para demostrarme a mí mismo que puedo sacar adelante las series en cualquier escenario.

Posteriormente, utilizo la zona de Igara para rodajes, ampliando el circuito a la totalidad de la calle Portuetxe, entre las rotondas de El Diario Vasco y de Correos, dando vueltas a un circuito de 2.570 metros con 11 metros de desnivel positivo y otros tantos de desnivel negativo acumulados por vuelta.

Igara_2

Datos de Ibilbideak

Igara_4

Perfil de Ibilbideak

El punto culminante de mi relación con este circuito se produce el pasado mes de noviembre cuando me encierro en él para realizar todos y cada uno de los entrenos de las dos semanas previas a la media de la maratón: rodajes, series largas, series cortas. Un total de 118, 4 kilómetros repartidos en 9 sesiones de entrenamiento. Varias veces me he preguntado el por qué y me vienen varias respuestas a mi mente: es una zona en la que me siento arropado, cerca de casa; es una zona bastante resguardada del viento (en esas dos semanas sopló fuerte) y, aunque a algunos os parezca raro, correr por La Concha día tras día, acaba cansando. Os animo a que lo probéis los fines de semana a cualquier hora y/o los días de labor fuera de horario laboral.