Posts etiquetados ‘cross 3 playas’


Cross 3 playas 2018.

14 de octubre de 2018 10:00 AM

Donostia – San Sebastián

El domingo pasado se celebró una de las clásicas populares del calendario donostiarra, el Cross 3 playas. Personalmente, llevaba desde junio sin disputar una carrera y en 2018 sólo he participado en 5 (contando con la presente). Llevo varios meses entrenando con regularidad aunque con sensaciones irregulares. Días buenos intercalados con días no tan buenos. Las últimas semanas habían sido muy buenas en calidad y en sensaciones y quería probarme de cara a la BSS y a la media del maratón de Donostia. No estoy entrenando para el 10k así que me falta velocidad. La idea de partida era cruzar la meta entre 37 y 38 minutos.

Con todo y con ello, salí contento de la prueba.

La carrera se disputa en gran medida por el litoral donostiarra lo cual la hace especialmente atractiva si bien, en condiciones como las del domingo (viento muy fuerte), la convierte en una pesadilla por momentos. No lo digo a modo de excusa ni de justificación de nada, sino a modo informativo. Es un aprendizaje más ya que el día del objetivo puede pasar lo mismo y es mejor haberlo entrenado. El año pasado tuvimos unas cuantas carreras con viento sur…

Quedé con Emilio Cajete y los compañeros del Argixao para calentar (a esas alturas lo de calentar era un eufemismo ya que el viento aún no había rolado y hacía calor). Nada más completar la primera parte del entreno (en compañía ahora de Iñaki Peña), el viento cambió como por arte de magia y empezamos a notar el frío en nuestras carnes. Despedida de la familia, unos sprints y al cajón de salida. Un acierto el adoptar los cajones de salida ediciones atrás. Da gusto estar tranquilo en estos momentos. En el cajón, mucha gente conocida. Hasta que no vuelves a ponerte un dorsal no te das cuenta de la de amistades que haces al practicar un deporte. Hay muchas caras que no veo más que en las carreras. Saludos y conversaciones intrascendentes para quitar los nervios previos a la salida. Lo comentaba con Emilio en el calentamiento: aunque no sea tu carrera objetivo ni te vaya la vida en ello, un punto de nerviosismo es hasta necesario. Lo suelo comparar con los exámenes de la Universidad: cuando no me ponía nervioso era porque iba a verlas venir, sin haber podido estudiar y a ver si sonaba la flauta. Casi nunca sonaba…

Saliendo de la parte vieja por la Calle Mayor con Emi. Foto de la Ama.

Pistoletazo de salida y sálvese quién pueda. Adiós a los planes de contener el ritmo en los 2 primeros kilómetros. Primer kilómetro muy rápido y frenada para no reventar. El viento se empieza a notar con fuerza en la zona del Hotel Londres y nos acompañará hasta el final de la prueba con un paréntesis en la parte vieja.

En un día como el del domingo era importante coger un grupo, sobre todo en las zonas más expuestas. El momento más duro fue el paseo nuevo, donde me pasaron varios corredores e intenté no perder comba. Al salir de la parte vieja, volví a encontrarme mejor y apreté fuerte hasta el final, a pesar de la nunca agradable visita del flato en el km.8. Los últimos kilómetros de la prueba transcurren por el Paseo de la Concha y el Paseo de Ondarreta y, estaban bien nutridos de público. Las fuerzas van justas y el viento sopla con fuerza así que, a agachar la cabeza y a apretar los dientes. Hay que llegar al túnel como sea para que la pendiente pase de positiva, a negativa. Poco después del kilómetro 9, Eneko Urkiola se pone a mi par y me ofrece su rueda, que no abandono hasta la meta. Lo estaba pasando mal con el flato. Al salir del túnel se atisba la meta (aunque lejos) y se empieza a oír el griterío de las muchas personas que están apostadas en el lado izquierdo. Al final, 38:39.

Mucho público animando (y sacando fotos), muy de agradecer con un día tan feo para estar parado animando. Blanca y los niños, la Ama, Adriana Barcelona, Gabriel Beldarrain, Ainhoa Ayerdi, Ánder Sagarzazu, Mikel Albeniz, Maitane Guerrero y familia, y alguna/o más que me animó pero no pude mirar a tiempo. Gracias.

Hay un aspecto de la carrera que no me gustó y aprovecho para comentarlo: al volver de Sagües por la trasera del Kursaal, en esta edición había que subir a la terraza del Kursaal para luego salir a la carretera. No vi a nadie señalando y me limité a seguir al corredor que me precedía.

Próxima parada (salvo cambio de última hora), la BSS.


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

10 km en ruta Gipuzkoa (las chicas II)


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

10 km en ruta Gipuzkoa (las chicas)


Seguimos a vueltas con la terna, ese trío de carreras del calendario gipuzkoano que se suceden cada año en el otoño donostiarra: Cross 3 playas, La Clásica 15km y la Behobia San Sebastián (BSS). Esta vez y, a petición de Norman, voy a analizar las ediciones disputadas en 2014 (año de la 50 edición de la BSS).

Me comentaba Norman que el año de la 50 edición de la BSS los números debían ser más generosos. Pongamos a prueba su intuición. Antes de meternos en harina, vamos a ver si las participaciones en 2014 fueron superiores a las de años precedentes y siguientes:

En 2014 se produce un máximo local tanto en 3 playas como en La Clásica. En 3 playas, además, es un máximo global. No ocurre lo mismo en la BSS, donde el máximo local y global se produce el siguiente año, 2015. Parece que Norman va bien encaminado de momento.

993 corredores completamos las dos primeras pruebas de la terna (3 playas y La Clásica), encabezados por Ibon Esparza:

Si añadimos la BSS, para completar la terna, nos quedamos con 610 corredores, encabezados en este caso por Raúl Gómez Margallo:

Calculamos los porcentajes con respecto a la participación de cada carrera:

Los porcentajes son notablemente más altos a los de los otros años estudiados:

Los datos absolutos se duplican (610 frente a 294 de 2016 y 298 de 2017) y los porcentajes crecen mucho (duplicándose en el caso de la BSS).

¿Qué ocurre si nos quedamos con La Clásica y la BSS? Vamos con ello. Obtenemos 1.881 repetidores, un número muy superior al de las ediciones de 2016 y 2017:

Los 1.881 repetidores representamos la friolera del 54% de los participantes en La Clásica, por encima del 50% de 2017 y del 40% de 2016. Buena intuición, Norman.


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

La Clásica 15km + BSS (2016)


Como continuación a las publicaciones del martes 16 de enero y del miércoles 17 de enero sobre la terna (Cross 3 Playas, La Clásica 15km y la BSS), he realizado el mismo análisis con las clasificaciones de 2016.

Mucho se habla cada año de la Behobia – San Sebastián (BSS). Nada más terminar agosto, las calles de Donostia empiezan a poblarse de corredores. Corredores cuyo único objetivo es correr la Behobia año tras año se suman a los que quemamos suela durante todo el año. Quedan 9 semanas y aceras y bidegorris empiezan a animarse.

Muchos elegimos 2 pruebas previas para medir nuestro estado físico, para afinar la preparación o simplemente para sentir el gusanillo de ponerse un dorsal. Existen dos carreras que, por su ubicación en el calendario, sobresalen sobre las demás en participación: el Cross 3 playas y la Clásica 15km. Estas dos competiciones forman, junto a la BSS, una terna fija en el calendario popular de muchos corredores gipuzkoanos. ¿Cuántos completamos la terna en 2016? Ya os adelanto que yo no, en 2016, de las 3 pruebas mencionadas, solo corrí La Clásica y la BSS. 

En 2016, estas 3 pruebas sucedieron en estas fechas:

  • Cross 3 playas: 9 de octubre de 2017.
  • La Clásica 15 km: 16de octubre de 2017.
  • BSS: 13 de noviembre de 2017.

Teniendo en cuenta que 2.094 corredores acabaron 3 playas, ese va a ser nuestro tope.

Empezamos por cruzar los datos del Cross 3 Playas y de La Clásica 15 km. Obtenemos un balance de 492 corredores encabezados por Hossain Kaanache El top10 (por ritmo medio en 3 Playas) es el siguiente:

Cruzamos estos datos con la clasificación de la BSS y obtenemos un balance de 294 corredores, encabezados también por Hossain Kaanache por tal y como se muestra en el top10:

294 corredores representan el 12,9% de los llegados a meta en 3 Playas; un 13,5% de los llegados a meta en La Clásica; un 1,1% de los llegados a meta en la BSS.

¿Qué os parece? ¿Somos muchos o somos pocos? Los porcentajes son muy similares a los de 2017.

La lógica me dice que el ritmo de 3 Playas (10k) debe ser más alto que el ritmo de La Clásica (15k) y este a su vez más alto que el ritmo de la BSS (20k y un perfil más exigente). En esta ocasión esto sí se cumple en el top10. ¿Ocurre lo mismo con todos los repetidores?

Tal y como vemos en la tabla, la tendencia observada en el top10 también se cumple con los 294 corredores “repetidores”. Ambos van disminuyendo su ritmo a medida que la distancia de la prueba aumenta.

Esta es la gráfica del top10:

En el siguiente post analizamos a los finalizados de la Clásica que también finalizaron la BSS (en este sí que debo aparecer yo).

¡Hasta pronto!


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

La Clásica 15km + BSS (2017)


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

3 playas + La Clásica + BSS (2017)


XXVIII Cross 3 Playas

08 de octubre de 2017

10:00 AM

Paso por la Zurriola dirección Sagües. Foto de la Rubia.

Segunda carrera de este 2017 que ya ha entrado en su último trimestre. En lo que a carreras populares se refiere y, en mi opinión, el mejor trimestre del año. Llego muy rodado pero con falta de chispa y la carrera me puso en el sitio que estoy, ni más ni menos. Y es que precisamente es para esto para lo que sirven las carreras, para ofrecerte la medida de lo que vales, en términos de rendimiento. Y yo, a día de hoy, valgo 37:26.

El día prometía ser de los buenos para correr y no defraudó. 12,2 grados a la hora de la salida, sol y apenas viento. Este último tan solo hizo un tímido acto de presencia en Sagües.

En cuanto al desarrollo de la carrera, salí en el primero de los cajones, aunque no en las filas delanteras. Salí fuerte, con intención de probarme. Al poco de salir vislumbré a Maitane Guerrero y pensé que sería una buena referencia así que me fui a por ella hasta darle caza pasado el primer kilómetro. Aguanté con ella hasta Sagües, cuando empecé a descolgarme. No iba nada cómodo y quedaba mucha carrera. Me pasaron varios corredores (incluido Mitxel Cuadrado) y fueron momentos de malos pensamientos. Me centré en correr e intenté alejar esos malos pensamientos. Tocaba afrontar el temido paseo nuevo, con sus adoquines y su interminable pendiente positiva. Al hacer el giro y volver hacia la parte vieja, empecé a animarme. El paso por la parte vieja me llenó de energía y afronté el Paseo de la Kontxa con energías renovadas. Cada vez veía a Maitane y a Mitxel más cerca y apreté todo lo que pude. El último kilómetro lo hice muy fuerte (3:27) pero no pude alcanzarles.

Una carrera con altibajos: un buen comienzo, una parte central mejorable y un final muy bueno, que me deja con un muy buen sabor de boca. Curiosamente, el mismo esquema que mi última participación en 2015.

De la belleza del recorrido poco puedo decir que no se haya dicho ya. En cuanto al trazado, hay unos puntos que no lo hacen ideal para las marcas: el tramo de vuelta de la Zurriola, por la acera húmeda y con arena, los adoquines del Paseo Nuevo, el giro del Paseo Nuevo y el callejeo de la parte vieja.

En una carrera dada a buscar cambios que mejores la experiencia del corredor, un nuevo aplauso para la organización al incluir cajones de salida. Quizá un primer cajón sub45 sea demasiado amplio pero es un comienzo. Bravo.

Paseo de La Concha. Foto de Luis Peralta.

Por la tarde estuve paseando con la familia por la zona del Kursaal y me sorprendió la cantidad de botellines de agua que había en el suelo en la zona del avituallamiento. He leído alguna queja en Facebook al respecto. Entiendo que a la gente le moleste ver así la ciudad (a mí es al primero que no me gusta). En otras carreras recuerdo que se ponen contenedores unos metros más allá de la zona de entrega de botellas. Esta vez no los vi y resulta muy difícil encestar en una papelera cuando vas corriendo. Un tirón de orejas para quien tuviera la responsabilidad de recogerlas.

Saliendo del túnel del Antiguo, a punto de encarar la larga recta de meta. Foto de Javier Zatarain.

Agradecer, una vez más, los ánimos a pie de carretera. Pude reconocer a Romain Purro (tifossi), a Mikel Albéniz, a Ainhoa Ayerdi, a la Rubia y a Unai Azpiazu y a su patinete. Cajapino, rodamientos nuevos para tu patinete! Otro agradecimiento para los grandes fotógrafos Luis Peralta y Javier Zatarain y para la Rubia que, aparte de animar, tuvo tiempo de echarme una buena foto.

Nos vemos en la siguiente y, mientras tanto, a seguir disfrutando de los entrenos.

Clasificación Kirolprobak

XXVI Cross 3 playas

Publicado: 13 de octubre de 2015 en Running / Correr
Etiquetas:, , , , ,

XXVI Cross 3 playas
11 de octubre de 2015
10:00 AM (esta vez sin sorpresas)
Si hace un par de semanas os contaba que me presentaba en la salida de la Josetxo Imaz después de mes y medio sin disputar una carrera, el domingo pasado me presentaba en la salida del Cross 3 playas tras algo más de 4 meses* (126 días para ser exactos) sin disputar un carrera por las calles de Donostia.
Correr en tu ciudad siempre es especial porque conoces el recorrido y puede salir a animarte más gente que en otras ocasiones. En este caso, la mayor parte del recorrido coincide con mis rutas habituales de entrenamientos por lo que sabía más que de sobra a lo que me enfrentaba.
Tras un buen calentamiento en compañía de Xabi Vega, nos dirigimos a la zona de salida para hacer unas aceleraciones y colocarnos en la parte delantera. Somos más de 2.000 corredores inscritos y conviene situarse en la parte delantera para no perder segundos en la salida.
No hay una pretensión específica de tiempo ya que, una vez superada la barrera de los 37 minutos, el siguiente objetivo es hacer un buen papel en la Behobia (Unai, no me des mucha caña por favor). Así que, como dice Xabi, vamos a salir a hacer un “buen entreno”. Es una buena forma de quitarnos presión de encima.
Salimos fuerte y, al paso por el kilómetro 1 (3’28’’), decidimos bajar el pistón. Nos colocamos en un grupito hasta que, en torno al kilIMG_9743ómetro 4, me descuelgo del mismo. Paso unos momentos difíciles, coincidiendo con el tramo de Sagües y con el tramo de ida del paseo nuevo (ascendente y de piso irregular). En la bajada hacia la Parte Vieja y en el propio callejeo por esta zona, consigo sobreponerme y los parciales van bajando de nuevo. En los momentos en los que peor lo paso, me acuerdo de Bjarne Riis. Llevo un par de días leyendo “Nubes y claros”, biografía del ciclista danés y me viene a la mente una de las anécdotas que relata: “Si ganas la carrera te regalo una bicicleta de carreras de verdad” le prometió su padre antes de su primera carrera. Mi meta y mi recompensa eran mucho menos ambiciosas pero me ayudaron igualmente.
Al salir de la calle Mayor y girar hacia Ijentea, una agradable sorpresa (los Aitas) me dan el empujón definitivo para encarar los últimos kilómetros al ritmo necesario y ¡pegadito a la barandilla, Romain!
Los dos últimos kilómetros coinciden con mi lugar habitual de entrenamiento para las series así que decido apretar los dientes y lanzarme a ganar unos cuantos segundos al crono. Voy pasando a algunos corredores y me lanzo a por la interminable recta de meta al salir del túnel del Antiguo. Se van sucediendo los diferentes arcos hinchables hasta que por fin aparece el de meta. Al cruzar la línea de meta, no soy capaz de decir el tiempo que he hecho pero si tengo la seguridad en que he rebajado mi marca personal.
Estaba en lo cierto, había conseguido dar otro mordisquito (de 9 segundos) a mi marca hasta dejarla en 36:22.
Próxima estación: La Clásica (15k).

*: El día 13 de junio (6 días después de las 5 Millas del Urumea) corrí el 1.000 de ATECE pero, como fue en el miniestadio de Anoeta, no lo tengo en cuenta.