Posts etiquetados ‘behobiasansebastian’


No he querido haceros esperar hasta el final. Os dejo la respuesta (1982 y 2000) y, a partir de aquí, el que quiera que siga leyendo.

En el último artículo nos quedamos a las puertas de la tan ansiada respuesta. Casi tocábamos la cifra con la punta de los dedos (del pie). Tras un exhaustivo análisis, los datos me llevaron a estas tres decisiones:

  • Eliminar a Tokyo del análisis global por disponer solo de información desde 2007.
  • Corregir la cifra de finishers de Boston 1996 y dejara en un valor de continuidad: 9.944 finishers.

  • Corregir la cifra de finishers de Berlin 1990 y dejara en un valor de continuidad: 14.141 finishers. Entiendo que el ascenso se debe a un evento ajeno a la propia carrera. La gente tenía un motivo de celebración y decidió correr el maratón en masa.

Con estas nuevas premisas, nuestro universo de trabajo es el siguiente:

La evolución del número de finishers queda así:

El gráfico presenta un crecimiento bastante homogéneo a primera vista pero, si nos fijamos bien, hay varios puntos interesantes:

  • 1978: escalón.
  • 1981-1982: escalón.
  • 1988 – 1999: las barras quedan por debajo de la tendencia, una desaceleración en el crecimiento.
  • 2000: escalón.
  • 2003: escalón.

En tableau podéis consultar muchos gráficos más que no voy a reproducir aquí.

Pasamos a los incrementales que seguro que nos aportan más luz.

Pasados los primeros años donde, si bien los incrementos porcentuales son elevados, los absolutos no lo son, 1977 se erige como el primer gran salto. De hecho, el ascenso sigue siendo notable hasta 1981. A partir de aquí, 1986, 2000 y 2003 son los siguientes picos.

Sigo sin estar conforme con el resultado porque los datos no son del todo homogéneos, esto es: en algunos años hay una carrera, en otros dos carreras, etc. Os pongo todo el recorrido para que valoréis lo trabajosos que pueden llegar a ser estos estudios.

¿Siguiente paso? Acotar el estudio a aquellos años en los que tengo datos de todas las pruebas (quitando Tokyo): 1981 – 2017. El corte lo marca Londres. Es una pena perdernos los 70 pero o bien no tengo datos o bien las carreras son más recientes. Ya tengo un nuevo reto, añadir carreras a la lista. De esta forma, nos quedamos con 37 ediciones de cada una de las 7 carreras (5 WMM + Paris Marathon + BSS).

La evolución de los finishers en estos 37 años es:

Ahora cuesta un poco más identificar los escalones. Vamos a por los gráficos incrementales:

 

Al haber acotado el estudio, desaparecen los elevados porcentajes previos, pero identificamos 4 o 5 escalones bastante claros:

  • 1982: +12.787 finishers; +31,84%.
  • 1986: +10.748 finishers; +17,32%.
  • 2000: +20.797 finishers; +14,39%.
  • 2003: +18.818 finishers; +11,01%.
  • 2009: +11.023 finishers; +5,33%.

Como siempre, todos los gráficos disponibles en tableau.

Ha sido un placer compartir esta aventura con vosotros. Seguiré intentando conseguir más datos para actualizar el estudio.

¡Hasta pronto!

Anuncios

Una vez finalizados los análisis individuales, en este post trataré por fin de dar respuesta a la pregunta original de esta serie de publicaciones: ¿cuándo se produjo el boom del running? ¿cuándo se popularizó este deporte cuyo origen se remonta a la antigua Grecia.?

Runningfooting, correr o jogging, son algunos de los términos más usados en la actualidad para referirse a la carrera continua, el acto por el que alternativamente los pies tocan el suelo a una velocidad mayor que al andar.

He reunido todos los datos relativos a participantes y a ritmos medios que me ha sido posible de las siguientes carreras:

  • Abbott World Marathon Majors (Tokyo, Boston, London, Berlin, Chicago y New York City).
  • Paris Marathon.
  • Behobia – San Sebastián (BSS).

El estudio abarca el periodo 1942 – 2018 si bien no dispongo de datos de todas las carreras en todos estos años.

Esta es la ficha del estudio:

Si habéis seguido los análisis individuales ya sabréis que a lo largo de las 338 ediciones he encontrado unos pocos valores (número de finishers) anómalos. Observaciones con las que tenemos que hacer algo:

  • Berlin – 1990: la reunificación de las dos alemanias provoca un aumento anómalo de finishers (al año siguiente el valor vuelve a al normalidad). Mantengo la observación.

  • Boston – 1996: la celebración del centenario de la carrera provoca un aumento anómalo de finishers (al año siguiente el valor vuelve a al normalidad). Mantengo la observación.

  • Boston – 2013: un atentado con bombas impide que 5.633 corredores crucen la linea de meta. En el dato de finishers, la organización ya incluye a estos corredores (con un tiempo proyectado).
  • Boston – 2014: los acontecimientos del año anterior provocan un aumento anómalo de finishers (al año siguiente el valor vuelve a al normalidad). Decido restar 5.633 finishers.

  • Chicago – 1987: no se celebra la prueba por falta de presupuesto. Establezco un valor de continuidad: 6.984 finishers.
  • Chicago – 1990: no dispongo del número de finishers. Establezco un valor de continuidad: 5.890 finishers.

  • NYC – 2001: los atentados del 11-S hacen disminuir el número de finishers de manera anómala. Establezco un valor de continuidad: 30.605 finishers.

  • NYC – 2012: el huracán Sandy impide la celebración de la prueba. Establezco un valor de continuidad: 48.687 finishers.

  • Paris – 1991: la carrera no de celebra por la guerra del Golfo. Establezco un valor de continuidad: 9.678 finishers.

  • 2018: se elimina del estudio puesto que no todas las carreras que forman parte del estudio han disputado (aún) la edición de este año.

Una vez tomadas las decisiones sobre los valores anómalos, nuestra muestra tiene la siguiente forma:

La evolución histórica global del número de finishers es la siguiente:

Los picos de Berlin (1990) y Boston (1996) destacan claramente.

En términos absolutos, a primera vista, se aprecian 3 escalones (1990, 1996, 2007). Quizás el año del centenario de Boston deba ser corregido…

Qué pasa si clusterizamos (agrupamos) nuestra muestra. Si optamos por 3 clusters, este es el resultado (con cortes en 1996 y 2007):

Si optamos por 4 clusters, este es el resultado (con cortes en 1982, 1996 y 2007):

Coincide con lo que veíamos en la primera gráfica.

Si 1996 debe su “corte” en gran medida a Boston, 2007 lo debe a Tokyo (primer año del que dispongo de datos). Me parece que vamos a tener que corregir estos dos hechos para poder ofrecer unas conclusiones más sólidas y no tan circunstanciales.

Los gráficos incrementales apuntan a un boom mucho más temprano, a finales de los 70:

Os había prometido una respuesta pero me temo que no va a poder ser… todavía. Así es el análisis de datos, un proceso vivo que no siempre te lleva a donde pensabas a la primera.

Espero que el análisis os haya gustado y os emplazo al siguiente post para conocer la respuesta ¿definitiva?

Como siempre, más información en tableau.

#run #running #berlin #berlinmarathon #boston #bostonmarathon #sansebastian #behobiasansebastian #boostbehobiass #nycmarathon #newyorkcity #tokyo #tokyomarathon #paris #parismarathon #london #londonmarathon #chicago #chicagomarathon #rstudio #tableau #datascience #runningboom


Continuamos con la serie y lo hacemos de la mano de nuestra carrera, la Behobia – San Sebastián (BSS). La he incluido porque es la carrera popular más representativa de Gipuzkoa y una de las más representativas de España. ¡Y porque he trabajado mucho con sus datos!

Vamos con la evolución de los participantes que, en este caso y a diferencia de lo que ocurría con Boston, no presenta ningún comportamiento anómalo a simple vista.

Parece que en 1990 y 2010 hay dos fuertes subidas pero necesitamos los gráficos incrementales para poder confirmar este extremo. Un poco más adelante los muestro.

¿Qué ocurrirá con el ritmo medio? Los que me seguís ya sabréis la respuesta.

El ritmo sigue una tendencia opuesta a la del número de finishers, esto es, a mayor número de finishers menor ritmo medio (valor más alto).

Nota: el eje “Y” está truncado en 200 segundos por kilómetro para mejorar la representación.

Tomando nota de comentarios previos, he añadido un gráfico con el ritmo medio en minutos y segundos por kilómetro:

Ahora sí, vamos con los gráficos incrementales, donde podemos visualizar el crecimiento o decrecimiento del número de finishers año a año.

El mayor aumento en términos absolutos se produce en 2014 (año de la 50 edición de la carrera). Parece que las organizaciones redoblan esfuerzos cuando se trata de fechas especiales. 2015 aguanta el tirón pero 2016 se resiente, registrando la mayor caída (en términos absolutos).

En términos relativos, 1986 y, sobre todo, 1990 se llevan la palma. en 1990 pasamos de 595 a 3.549 finishers (un aumento del 500%). Tras unos 80 más bien erráticos en cuanto a participantes, los 90 comienzan con fuerza, una fuerza que la carrera ya no perderá.

Podéis ver los gráficos con más detalle y jugar con los datos en el dashboard de tableau.

Y podéis ver más trabajos sobre la BSS aquí:

Fuente: http://www.behobia-sansebastian.com

#run #running #donostia #donostiasansebastian #runbss #rstudio #tableau #datascience #runningboom


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

BSS 2003 – 2017 (los repetidores)


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

BSS 2008 – 2017 (los repetidores)


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

BSS 2013 – 2017 (los repetidores)


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

BSS 2017 – Las chicas son más normales que los chicos


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

BSS2017 Curiosidades


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

BSS2017 Vs BSS2016


Behobia – San Sebastián 2016 (52 B/SS)
13 de noviembre de 2016
10:01 AM

Como cada segundo domingo de noviembre, la Behobia llega fiel a su cita con el calendario. Es una carrera que me tensiona especialmente, vaya a disfrutar, a darlo todo o a hacer un buen entreno. En este caso, no tenía bien claro a qué iba y las dudas no suelen ser buenas consejeras.

El sábado anterior noté unas molestias en el isquio derecho y acabé el entreno tocado. No se lo comenté a nadie pero pensé que no iba a poder correr la Behobia. Al día siguiente, sorprendentemente recuperado, salí a hacer un rodaje largo aunque decidí acortarlo unos minutos por precaución. La semana pre – Behobia suele ser muy suave así que pensé que llegaría recuperado. Entrené según lo establecido sin apenas notar molestias así que mi confianza fue creciendo.

img_1636

Al margen de los malestares físicos, mentalmente tenía serias dudas. Desde el parón veraniego he entrenado mucho y he realizado unos cuantos buenos rodajes, incluida alguna que otra carrera y dos entrenamientos con bloques rápidos pero no he realizado ninguna serie. Estaba convencido de que podía rondar 1h20 porque había hecho vario rodajes a 4’00’’/km con relativa comodidad. 1h19 (3’57’’/km) era más ambicioso aunque no sonaba inalcanzable a priori. Antes de la salida, Aitor, Xabi y Yo hablamos largo y tendido sobre los ritmos (la Behobia permite estas cosas) pero no llegamos a concretar nada. Llegamos a hablar de sacar una media de 3’55’’/km (1h18:20) lo cual no veía nada claro.

Llegó la hora H, las 10:01 y salimos. Salimos rápido, más de lo que mi cuerpo podía soportar (lectura a posteriori, claro). Pasamos el primer parcial (5k) en 19:17 (3’51’’/km). No iba cómodo pero quise seguir a Xabi, no quería quedarme con la duda. Suelo pecar de conformista y de no arriesgar y esta vez decidí hacerlo. Sin embargo, subiendo Gaintxurizketa tuve que aflojar. El isquio tiraba mucho y decidí tomarme la bajada con calma e intentar recuperar. A partir de ahí empezó un goteo constante de segundos. El segundo parcial (5k) lo pasé en 20:13 (39:30 acumulado) con un ritmo medio de 4’03’’/km (3’57’’/km acumulado).

Las buenas sensaciones no volvieron y el dolor fue aumentando. El tercer parcial (5k) lo pasé en 20:05 (59:35 acumulado) con un ritmo medio de 4’01’’/km (3’58’’/km acumulado). Para entonces ya empezaba a notar cierta quemazón en la planta del pie derecho. Al quitarme las medias las ampollas eran bastante evidentes. El bueno de Ángel Delgado me dio caza en escalerillas y me animó e incluso se frenó para llevarme pero iba fundido. Gracias Ángel. Coroné Miracruz entre los aplausos y los gritos del público e intenté lanzarme hacia Gros pero las piernas no respondían, el isquio se quejaba demasiado.

img_1663

Al llegar al Kursaal apreté para intentar bajar de la 1h20 pero no pudo ser. El último parcial (5K) lo pasé en 20:50 (1:20:25 acumulado) con un ritmo medio de 4’10’’/km (4’01’’/km acumulado). El peor parcial de los 4.

Disfrutar no disfruté, las sensaciones no fueron nada buenas pero es difícil salir con un mal recuerdo de una carrera en la que a lo largo de 20 kilómetros, en subidas, en bajadas, en núcleos urbanos, en vías interurbanas, en túneles, con lluvia, con viento, con frío, hay gente animando, gritando y coreando tu nombre. Gente conocida y gente desconocida.

Una vez más, ¡bravo por el público! Volveré el año que viene, la barrera de la 1h20 tiene que caer.

Subiendo el alto de Miracruz.  Foto de Dani El Oikili.

Subiendo el alto de Miracruz. Foto de Dani El Oikili.