Archivos de la categoría ‘Uncategorized’

Nuevo blog – separación de contenidos

Publicado: 1 de abril de 2019 en Uncategorized

Mi nueva aventura profesional me ha llevado a tomar la decisión de separar los contenidos del blog. A partir de ahora, este espacio (viajarxviajar) queda reservado para entradas relacionadas con viajes, con crónicas de carreras, con curiosidades, fotografías, etc. Con todo excepto con el análisis de datos.

Para todo lo que tiene ver con el análisis de datos, os emplazo a mi nuevo foro, disponible en www.datacy.es/blog.

Os animo a que lo sigáis para que no os perdáis ningún detalle.

¡Hasta pronto!

Anuncios

El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

IAAF World records (II). En plena adolescencia


El contenido de la entrada ha sido trasladado al nuevo blog. Pulsa el siguiente enlace para leer la entrada completa.

IAAF World records (I). Cuestión de velocidad


Como cada 31 de diciembre, las calles de muchos pueblos de Gipuzkoa se llenan de corredores populares que deciden despedir el año practicando un poco de deporte. Y Donostia, con las inscripciones agotadas – 4.000 -, no iba a ser menos. Suelen ser carreras entre lo deportivo y lo festivo (más por la parte trasera del pelotón).

También suele ser la ocasión en la que nos juntamos los EGfisios aunque este año las diferentes lesiones no lo permitieron.

En mi crónica del año pasado, mencionaba que me daba pena que, de un año para otro se me olvidara el calor del público en esta prueba, sobre todo en estos tres puntos calientes: El Paseo de la Concha desde La Perla hasta el Ayuntamiento; lo viejo y la calle Easo. Este año iba sobre aviso y, quizás por este motivo, el primero y el tercer punto no se me hicieron tan espectaculares como en otras ocasiones. Noté la calle Easo con menos público que otras veces. Con la parte vieja me pasó todo lo contrario. Por muy preparado que creía ir, la realidad superó con creces mis expectativas.

Tras abandonar el Paseo de la Concha, la carrera se adentra en Kaimingaintxo Plaza antes de girar a la derecha para acceder a la parte vieja por la calle Puerto. Empieza a sentirse al calor del público. Las circunstacias de carrera hacen que transite solo (entre dos grupos) por este tramo lo cual incrementa las sensaciones. Un giro a la izquierda mete la carrera en la Calle Mayor, reducida a un estrecho pasillo flanqueado a ambos lados por público que anima, grita, aplaude y canta al son de la txaranga instalada en las escaleras de Santa María. Momentos que ponen los pelos de punta y que me empujan hasta cazar al grupo que llevaba delante. Nuevo giro a la derecha para acceder a la Calle 31 de Agosto y enfilar un pequeño tramo de bajada para, poco a poco, abandonar la parte vieja.

Momentos inolvidables y que merece la pena vivir.

Respecto al recorrido de este año, aplaudo el cambio (recorte) de recorrido, suprimiendo el tramo de Sagües. Es una zona que no acaba de gustarme pese a fotmar parte de las tiradas largas y de estar incluída en varias carreras. Creo que han conseguido un recorrido muy atractivo y sin muchos puntos negros para el corredor. Por destacar uno, el giro en la fuente del Tenis. 

Se me hizo rápido correr “solo”, sin Hoki ni Xabi como lo había hecho en las últimas carreras. Borja Vélez me ofreció su rueda pero la rechacé (no me veía en condiciones de seguirla).

En cuanto al resultado, muy contento con mi ritmo medio (3:46), que será algo más bajo en la realidad después de varias semanas de mucho volumen, pensando ya en la Carrera de Primavera.

Una vez más, GRACIAS al público por los ánimos, gritos y aplausos. Fotos de Xabier Goienetxea. 

El año que viene (en el que ya estamos) más y seguro que mejor!


2016 pasará a mi historia como un año diferente.

Comenzó en viernes y ha terminado en sábado. Teniendo en cuenta que una semana tiene 7 días, que un día concreto sea lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado o domingo, no es ninguna proeza desde un punto de vista probabilístico. Un 14,29% para ser exactos; ya lo compraba para cualquier lotería. También ha sido bisiesto pero eso tampoco lo hace tan especial, el 25% de los años lo son. El hecho de haber sido año de Juegos Olímpicos lo hace igual de especial (o no especial) que el haber sido bisiesto. Y los despropósitos de nuestros políticos, por desgracia, hace tiempo que no nos sorprenden. Y aquí se acaba lo normal del año y empieza lo que lo ha hecho extraordinario y difícil de olvidar. Al menos para mí. Momentos para olvidar y personas que dejan un legado para recordar el resto de mi vida.

Un año duro, un año difícil, un año triste y un año que hace unas cuantas semanas que deseo se acabe. Aunque solo sea por la inocente esperanza de que cambiar de calendario va a hacer que los acontecimientos den un giro. Ha habido momentos buenos, momentos felices y momentos bonitos, desde luego. Pero hay acontecimientos que eclipsan a todos los demás y que han inclinar la balanza en uno u otro sentido.

Una helada en marzo y otra en julio son los acontecimientos que han hecho de 2016 un año diferente y ciertamente extraordinario e irrepetible (espero). Por el camino quedan grandes amigos, grandes personajes y grandes momentos que estoy seguro se repetirán en este año que acaba de comenzar.

¡Feliz y saludable dable 2017!

Cala de Agiti, Donostia 1 de enero de 2017


Donostia, Playa de La Concha, marea baja, temperatura suave para una mañana de diciembre, distancia corta (4 kilómetros). Ingredientes más que suficientes para una gran participación. Fuimos 144 los atletas que nos clasificamos (49 chicas y 95 chicos). Una participación muy baja en mi entender. Como escribió Gabriel en su magnífico blog, sin perdón. ¿La coincidencia con el Campeonato de Gipuzkoa de Cross? ¿La acumulación de carreras en ese fin de semana? ¿Escasa difusión? Pueden ser algunas de las causas por las que más gente no se anime a correr 4 kilómetros por la orilla de la Playa de la Concha.

img_2631

Cross Beach 2016

Debuté en esta carrera en 2011, con unas condiciones meteorológicas bien distintas a las que disfrutamos el pasado domingo. Por la mañana salí a rodar unos kilómetros por el Antiguo y recuerdo perfectamente que tuve que refugiarme de una granizada en la tejavana de la Cámara de Comercio. Por la tarde las condiciones no mejoraron mucho: frío, viento, lluvia y granizadas ocasionales.

383210_10150435312649366_811386601_n

Cross Beach 2011

Con este ambiente y con estas pintas me presenté en las instalaciones del Atlético, nervioso, muy nervioso. Era mi primera carrera desde que en 1994 disputara la Behobia San Sebastián. A mi alrededor no había más que galgos. Nos clasificamos 111 atletas liderados por Sergio Román, Mikel Albeniz e Ibai Alba.

Repetí al año siguiente y, por diversos motivos, no puede volver a hacerlo hasta este año. Como ya he mencionado antes, en unas condiciones meteorológicas completamente diferentes y muy adecuadas para la práctica de este precioso deporte. Salí con Hoki con intención de hacer una buena carrera, rodar a un buen ritmo y luchar por las primeras posiciones. Al poco de salir comenzamos a adelantar a algunas rivales hasta que, al pasar la primera ciaboga, Hoki se puso en cabeza, con Marina pegada a su espalda. A lo largo del recorrido le invitamos a pasar en varias ocasiones pero tenía su estrategia bien clara. Esperó hasta la última ciaboga y cambió de marcha para irse hacia la meta en solitario. Hoki fue segunda y primera veterana.

img_2634

Cross Beach 2016

Pasamos una bonita mañana corriendo por la orilla de la playa de La Concha. Hacer lo que más nos gusta, en un marco como la playa de La Concha y con un tiempo espectacular. ¿Se puede mejorar? Claro que sí, hacerlo en buena compañía. Zorionak a Ima y a Marina por sus victorias. Y a Hoki que, después de una dura semana, luchó como una campeona. ¡Os espero el año que viene! Fotos de Andoni Olaxa.

img_2633

Cross Beach 2016 Con Hoki, segunda clasificada y primera veterana. Zorionak!


Os presento a una de las muchas joyas que esconde Donostia. Conocida para algunos lugareños y bastante desconocida para los siempre bienvenidos foráneos. Una joya no tan popular como el Peine del Viento, la playa de la Concha, el Palacio de Miramar, el Paseo Nuevo pero igual de interesante. Naturaleza en estado puro y salvaje.
La cala de Agiti se sitúa en el extremo oeste de la ciudad, casi en su límite con la localidad de Orio.

El acceso es probablemente el motivo de su desconocimiento y de que se haya mantenido tan salvaje con el paso de los años.

Tras coronar Igeldo (Padre Orkolaga ibilbidea), en la semi-rotonda donde da la vuelta el autobús público (línea 16), giramos a la derecha y comenzamos a bajar el Camino de Agiti. Carretera de asfalto irregular en su tramo inicial que acaba por convertirse en una incómoda pista de cemento.

El tortuoso camino y la vegetación que lo flanquean a ambos lados hace difícil presagiar el paisaje que nos aguarda unos pocos metros más allá de aparcar el coche (salvo que hayamos optado por bajar a pie o en bicicleta).
En la actualidad, la parte transitable del Camino de Agiti muere a la altura del comienzo de la antigua piscifactoría de rodaballos. Unas rocas bloquean la carretera en un innecesario recordatorio. Nadie en su sano juicio se avenruraría en coche por ese ¿camino? La pista de cemento se convierte en un cada vez más estrecho sendero de tierra.

De repente la vista se abre hacia el mar y podemos apeeciar el mar en todo su esplendor.

En alguna zona el sendero es prácticamente inesistente y es necesario bajar a la cala para poder continuar. La cala es de grandes piedras de cantos erosionados en su parte más cercana a Donostia y va dando paso a piedras cada vez más pequeñas y agradables a medida que caminamos en dirección a Orio. Acumula gran cantidad de palos, redes y otros restos depositados por el mar.

Un lugar especial, con reminiscencias del pasado que perfectamente podría ser escenario de películas a cerca del origen de la tierra, sobre un naufragio o de algún episodio de Lost. 

Os animo a que hagáis una pequeña excursión a la zona, a admirar la bravura del mar. Hoy (10 de diciembre de 2016) hacía una preciosa mañana, con un inesperado sol de diciembre y una agradable temperatura.

Fotografías tomadas el 10 de diciembre de 2016.

 

 

 

 

 

 

 


A falta de unas horas para que se de el pistoletazo de salida a una nueva edición de la Behobia – San Sebastián, me ha dado por reflexionar sobre mi relación con esta carrera. Tras leer a Gabriel Beldarrain tanto en Facebook como en la revista oficial de la carrera y a algún otro corredor como Kike Sebastián y Ritxar Fernández, me ha dado por pensar sobre el tema. Si tuviera que elegir un adjetivo para describir mi relación con “La Behobia”, la elección sería precoz. No acumulo muchas participaciones ni posiciones muy destacadas ni marcas brillantes pero puedo presumir de haberla corrido con 16 años. Con 16 años y con unos cuantos kilos más de los que tengo ahora.

captura-de-pantalla-2016-11-12-a-las-17-15-52Desde entonces, las cosas han cambiado mucho, tanto para mí como para la Behobia. Entonces era adolescente al que un día se le metió en la cabeza que al año siguiente tenía que correr la Behobia. Seguramente intentando emular a mi hermano, que en el 92 y en el 93 corrió la carrera. Así que, sin más tiempo que perder, me puse a entrenar sin mucho rigor. Recuerdo el primer entrenamiento en el paseo de la Concha, apenas 10 minutos corriendo y reventado. A partir de ahí, ni recuerdo las vueltas que di a los puentes, acompañado por mi Discman. Veis cómo sí que han cambiado los tiempos. Madre mía, cómo saltaban las canciones por los baches. Rodajes y más rodajes siempre por el mismo escenario. Ni dieta ni nada parecido. También la Behobia ha cambiado. Por aquel entonces no había cajones de salida y me costó unos  20 o 25 minutos cruzar la salida desde que sonó el disparo. Algo no ha cambiado con respecto a mañana, en la salida estábamos con bolsas de basura, fue un día lluvioso.

Fui mi segunda carrera y mi primera gran carrera. Volví a correr por motivos de los que ya hablaremos en otro post y mañana será mi quinta Behobia de la era moderna por así decirlo. No llego en las mejores condiciones físicas debido al barón que me autoimpuse a finales de primavera. La motivación y la ilusión son si cabe mayores que las de otro año. Estar en la linea de salida es un premio y lo demás vendrá cuando tenga que venir.

Suerte a todos los que participáis mañana y muchas muchas gracias de antemano a los que estaréis a pie de carretera animando. Será un día duro para vosotros también.

 

V. Orioko Herri Lasterketa

Publicado: 18 de diciembre de 2015 en Uncategorized

V. Orioko Herri Lasterketa.
12/dic/2015 16:30
El sábado pasado disputé mi primera carrera vespertina del año. Salvo contadas ocasiones, entreno por la mañana, tirando a la madrugada y mi cuerpo se ha acostumbrado a eso.
Durante el calentamiento tuve sensaciones malas, notaba la comida y eso que había comida hacía más de 3 horas. Hacía calor. Las piernas me pesaban… en fin, que no disfruté nada de nada en esos 25 – 30 minutos de calentamiento.

IMG_1264

Fotografía de “Bixki”

Consciente de la época en la que estamos y de las malas sensaciones previas, me marqué como objetivo un ritmo de 3’50”/km.
La salida fue bastante rápida y peleé por meterme en un quinteto para ir resguardado del viento que soplaba. Los primeros parciales fueron muy buenos pero en torno al kilómetro 4, coincidiendo con el primer paso por meta, me costaba seguirles. A decir verdad, la cabeza tampoco está para grandes alardes después del último gran objetivo del año. Fui cediendo unos metros hasta descolgarme. Fui ligeramente detrás del cuarteto hasta que dos de sus integrantes cedieron posiciones y les adelanté. Tras el segundo paso por meta, me había reenganchado al grupo, entonces un trío, y fui recuperando sensaciones. Mantuve un bonito pulso con uno de los integrantes hasta que en torno al kilómetro 8 cedió y le dejé de rueda. Es uno de esos momentos que se viven en carrera y que los guardas en el recuerdo. Iba delante de él, pensando en que no me pasara, en aguantar un metro más. “Seguro que él va más fuerte y acaba adelantándome” iba pensando. Pues resulta que noto que se me va despegando poco a poco. Esto me da un plus de motivación y encaro los últimos dos kilómetros con fuerzas renovadas. Situaciones bonitas que vives en carrera y que te hacen amar aún más este deporte. Satisfecho con el resultado, 38:13 con un ritmo medio de 3’49”.

Fotografía de Karkara aldizkaria

Fotografía de Karkara aldizkaria

La pasada edición contaba con dos distancias (7km – 1 vuelta y 14km – 2 vueltas), Este año la organización optó (de manera acertada a mi modo de ver) por unificar ambas pruebas en una única de 10km dando 3 vueltas (todas ellas diferentes) al bonito pueblo de Orio. Acertado en unificar distancias, acertado en los 3 pasos por meta, lo cual anima al público a asistir y acertado en que las 3 vueltas sean diferentes, lo cual oxigena la mente del corredor.
Una carrera con un giro de 180 grados muy duro para las rodillas pero igual de gratificante para la vista en pleno puerto. Por lo demás, un recorrido prácticamente llano con la salvedad de las bajadas de entrada al puerto y las correspondientes subidas.
Mucho público en las proximidades de meta en cada uno de los 3 pasos.
Gracias a Álvaro Calderón por los ánimo y por las fotos y a Bixki y a Karkara aldizkaria por las fotos.
Nos vemos en la próxima carrera…

Publicado: 12 de julio de 2012 en Uncategorized

A pies juntillas

Volantes + Crochet, una mezcla de lo más veraniega.

Y si a estas dos tendencias le sumas el color naranja, da como resultado uno de los bikinis más bonitos que he tenido!! 🙂

Antes de nada, os dejo este collage con la artífice de las fotos de los 6 post de ropa de baño, Cari! guapa!!

Gracias por la súper sesión! me lo pasé pipa jajajjaja 🙂

Bikini:  Primark// Collar: Massimo Dutti// Borsalino: Primark// Pulsera: Aldo

Ver la entrada original