Archivos para octubre, 2017


XX MEDIA MARATÓN DONIBANE LOHIZUNE – HONDARRIBIA

22 de octubre de 2017

11:00 AM (demasiado tarde)

Segunda participación consecutiva en esta preciosa carrera. ¿O quizás debería hablar de carreraS? Al igual que el año pasado, no entraba en mis planes iciaiales correr la DHL pero participé en el sorteo de Facebook de Alkain y volví a ganar.

El recuerdo del año pasado era agridulce. Recorrido precioso para la vista pero no tanto para las piernas y una meteorología muy adversa para correr.

Volviendo a la pregunta que lanzaba al comienzo del texto, se trata de una carrera con dos partes bien diferenciadas. La primera es un recorrido ondulado de 10km que discurre por las calles de San Juan de Luz (Donibane Lohizune) y por La Corniche. Un recorrido duro, rompepiernas, con una sucesión de pequeñas ascensiones al borde de los acantilados del Golfo de Vizcaya. La segunda se inicia con un largo descenso hacia la playa de Hendaya y cuenta con largas rectas en las que se puede correr mucho y con algún que otro repecho similar al que podemos encontrar en cualquier carrera anunciada como “llana”.

A partir de ahí, las fuerzas y las estrategias de cada cual dan para múltiples alternativas de carrera.

El pasado domingo, mi idea inicial era pasar el primer 10.000 en torno a 41 – 42 minutos y luego intentar apretar en la segunda parte de la carrera. Tras realizar el calentamiento con Maitane Guerrero, me dirijo a la zona de salida y me sitúo en la zona de dorsales blancos. Cuenta atrás de rigor y pistoletazo de salida. Al poco de pasar el primer kilómetro (callejeo por Donibane), doy caza a Maitane y nos dirigimos juntos hacia La Corniche. Es la parte más dura de la carrera y nos lo tomamos con calma. Vamos disfrutando y Maitane va intercambiando la cuarta plaza con Claudia Behobide.

Al llegar al avituallamiento del kilómetro 10, Maitane se pone tercera y comenzamos la larga bajada hasta la playa de Hendaya. A estas alturas, mis piernas empiezan a acusar el entreno del viernes pero voy motivado y decido no bajar el ritmo para probarme. Seguimos así hasta la altura de la estación del TGV (en torno al kilómetro 15) donde noto que Maitane se distancia un poco. Aflojo y vuelve a conectar pero enseguida se queda. Hablamos y me dice que tiene una molestia en el pie que le inpide completar la zancada. Bajamos mucho el ritmo paa ver si la molestia cede. Son unos kilómetros curiosos porque vamos en carrera pero charlando tranquilamente y, en mi caso, fijándome en las caras del público, chocando manos fin los peques y disfrutando más si cabe del ambiente en zonas como la avenida de Iparralde. Inesperado y bienvenido regalo.

En el kilómetro 18,5, viendo que no puedo hacer nada por Maitane, decido cambiar de marcha e intentar llegar a meta lo antes posible. Me uno a un grupito de corredores y vamos juntos hasta la temida y espectacular subida por la calle Mayor de Hondarribia. Subida ensordecedora por el gritería del público. Las piernas no suelen sino que estallan a estas alturas pero ya se huele la meta. Una empinada bajada y una larga recta y habremos cruzado una nueva línea de meta.

Una carrera con un sabor agridulce por la lesión de Maitane. Me quedo con los primeros 15 kilómetros en los que fuimos disfrutando juntos y con la subida a la Calle Mayor (merece la pena correr esta carrera solo por esos 280m).

Gracias a los animadores, Ibai Beracierto, Mikel Albéniz (aguador y animador), Ivan Verdugo y en especial a la Ama. Gracias a festak por el enorme reportaje fotográfico.

Nos vemos en la BSS y, mientras tanto, a seguir disfrutando de los entrenos. Maitane, recupérate pronto, que te necesitamos. 💪💪💪


15 km San Sebastián 2017 (La Clásica)

15 de octubre de 2017

10:35 AM (demasiado tarde)

El dorsal

La meteorología nos tenía reservada una sorpresa para esta gran carrera del calendario popular gipuzkoano. Si la semana pasada en el Cross 3 playas las condiciones eran ideales para correr, ayer no lo fueron. 25 grados a la hora de la salida y alguno más en la llegada. El calentamiento me sirvió para cambiar de planes y salir más conservador de lo que tenía pensado. Como escribió Gabriel tras las 3 playas, corrí en positivo ¿o en negativo?

Salí con Norman y con Iñaki Narbarte y pasamos el primer 5.000 en 20:23, a un ritmo medio de 4:05 segundos por kilómetro. El segundo parcial de 5.000m lo hice en 20:11 (40:34 acumulado) con un ritmo medio de 4:02 minutos por kilómetro. El último 5.000 lo hice en 19:50 (1h00:24 acumulado), a un ritmo de 3:58 minutos por kilómetro.

La equipación.

Más allá de los números, corrí cómodo hasta el kilómetro 6, hacía calor pero las sensaciones eran buenas. A partir de ahí, las interminables rectas de Avenida de Zumalakarregi, Avenida de Tolosa y el Infierno se me hicieron muy largas. Ver a la familia en el infierno fue un subidón pero no le di la vuelta al cuerpo (¿o a la cabeza?) hasta el kilómetro 10. Los tiempos dicen que fui más rápido, eso es impepinable, pero no sentí que iba redondo y alegre hasta el último tercio. A partir del Paseo de La Concha, iba con otra alegría y empecé a pasar corredores, lo cual siempre es una motivación extra.

Resumiendo, carrera de menos a más acabando con muy buenas sensaciones y con la certeza de haber acertado en el planteamiento. Y qué mejor final que la foto que nos hicimos unos cuantos en el miniestadio.

Foto de grupo en el mini estadio. Romain, Alejandra, Pero, Iulen, Hoki, Norman y Maitane.

En cuanto a la carrera en sí, el cambio de recorrido no me gustó. No me gustaron los 3 giros de 180 grados y no me gustó el tramo del infierno. Y eso que ahora la carrera pasa por debajo de casa. Quizá fuera por el calor como nos apuntaba Gabriel tras finalizar la carrera. Quizás fuera por que coincidió con mis momentos de debilidad. Tendré que esperar al año que viene para poder sacar más conclusiones. Tampoco me gustó que en el infierno se bajara por debajo de la rotonda en lugar de ir por el piso superior. Nos hubiéramos ahorrado un par de buenas cuestas. Por otro lado, me sorprendió gratamente la llegada al miniestadio. Está claro que no es el estadio pero al ser las gradas más pequeñas, daba más sensación de lleno que en el estadio. Y es un sitio del que guardo buenos recuerdos.

Agradecer, una vez más, los ánimos a pie de carretera. A Íñigo Olondris, a la Ama, a Ainhoa Ayerdi, a Krutx Larre, a Ángel Delgado, a Ivan García Caballero, a Blanca y a los peques, a Aitor Aizpuru, a Borja Vélez, a Eva Esnaola, a Beronika Noya y a algún otro que no reconocí y que seguro que estaba al pie del cañón. Otro agradecimiento para Javier Zatarain y para Blanca y para la Ama que, aparte de animar, tuvieron tiempo de echarme unas bonitas fotos.

Paso por el infierno. Foto de Blanca.

Nos vemos en la siguiente (Donibane Hondarribia Lasterketa) y, mientras tanto, a seguir disfrutando de los entrenos y algunos cuidados de EG Fisios.


XXVIII Cross 3 Playas

08 de octubre de 2017

10:00 AM

Paso por la Zurriola dirección Sagües. Foto de la Rubia.

Segunda carrera de este 2017 que ya ha entrado en su último trimestre. En lo que a carreras populares se refiere y, en mi opinión, el mejor trimestre del año. Llego muy rodado pero con falta de chispa y la carrera me puso en el sitio que estoy, ni más ni menos. Y es que precisamente es para esto para lo que sirven las carreras, para ofrecerte la medida de lo que vales, en términos de rendimiento. Y yo, a día de hoy, valgo 37:26.

El día prometía ser de los buenos para correr y no defraudó. 12,2 grados a la hora de la salida, sol y apenas viento. Este último tan solo hizo un tímido acto de presencia en Sagües.

En cuanto al desarrollo de la carrera, salí en el primero de los cajones, aunque no en las filas delanteras. Salí fuerte, con intención de probarme. Al poco de salir vislumbré a Maitane Guerrero y pensé que sería una buena referencia así que me fui a por ella hasta darle caza pasado el primer kilómetro. Aguanté con ella hasta Sagües, cuando empecé a descolgarme. No iba nada cómodo y quedaba mucha carrera. Me pasaron varios corredores (incluido Mitxel Cuadrado) y fueron momentos de malos pensamientos. Me centré en correr e intenté alejar esos malos pensamientos. Tocaba afrontar el temido paseo nuevo, con sus adoquines y su interminable pendiente positiva. Al hacer el giro y volver hacia la parte vieja, empecé a animarme. El paso por la parte vieja me llenó de energía y afronté el Paseo de la Kontxa con energías renovadas. Cada vez veía a Maitane y a Mitxel más cerca y apreté todo lo que pude. El último kilómetro lo hice muy fuerte (3:27) pero no pude alcanzarles.

Una carrera con altibajos: un buen comienzo, una parte central mejorable y un final muy bueno, que me deja con un muy buen sabor de boca. Curiosamente, el mismo esquema que mi última participación en 2015.

De la belleza del recorrido poco puedo decir que no se haya dicho ya. En cuanto al trazado, hay unos puntos que no lo hacen ideal para las marcas: el tramo de vuelta de la Zurriola, por la acera húmeda y con arena, los adoquines del Paseo Nuevo, el giro del Paseo Nuevo y el callejeo de la parte vieja.

En una carrera dada a buscar cambios que mejores la experiencia del corredor, un nuevo aplauso para la organización al incluir cajones de salida. Quizá un primer cajón sub45 sea demasiado amplio pero es un comienzo. Bravo.

Paseo de La Concha. Foto de Luis Peralta.

Por la tarde estuve paseando con la familia por la zona del Kursaal y me sorprendió la cantidad de botellines de agua que había en el suelo en la zona del avituallamiento. He leído alguna queja en Facebook al respecto. Entiendo que a la gente le moleste ver así la ciudad (a mí es al primero que no me gusta). En otras carreras recuerdo que se ponen contenedores unos metros más allá de la zona de entrega de botellas. Esta vez no los vi y resulta muy difícil encestar en una papelera cuando vas corriendo. Un tirón de orejas para quien tuviera la responsabilidad de recogerlas.

Saliendo del túnel del Antiguo, a punto de encarar la larga recta de meta. Foto de Javier Zatarain.

Agradecer, una vez más, los ánimos a pie de carretera. Pude reconocer a Romain Purro (tifossi), a Mikel Albéniz, a Ainhoa Ayerdi, a la Rubia y a Unai Azpiazu y a su patinete. Cajapino, rodamientos nuevos para tu patinete! Otro agradecimiento para los grandes fotógrafos Luis Peralta y Javier Zatarain y para la Rubia que, aparte de animar, tuvo tiempo de echarme una buena foto.

Nos vemos en la siguiente y, mientras tanto, a seguir disfrutando de los entrenos.

Clasificación Kirolprobak