Archivos para diciembre, 2016


Donostia, Playa de La Concha, marea baja, temperatura suave para una mañana de diciembre, distancia corta (4 kilómetros). Ingredientes más que suficientes para una gran participación. Fuimos 144 los atletas que nos clasificamos (49 chicas y 95 chicos). Una participación muy baja en mi entender. Como escribió Gabriel en su magnífico blog, sin perdón. ¿La coincidencia con el Campeonato de Gipuzkoa de Cross? ¿La acumulación de carreras en ese fin de semana? ¿Escasa difusión? Pueden ser algunas de las causas por las que más gente no se anime a correr 4 kilómetros por la orilla de la Playa de la Concha.

img_2631

Cross Beach 2016

Debuté en esta carrera en 2011, con unas condiciones meteorológicas bien distintas a las que disfrutamos el pasado domingo. Por la mañana salí a rodar unos kilómetros por el Antiguo y recuerdo perfectamente que tuve que refugiarme de una granizada en la tejavana de la Cámara de Comercio. Por la tarde las condiciones no mejoraron mucho: frío, viento, lluvia y granizadas ocasionales.

383210_10150435312649366_811386601_n

Cross Beach 2011

Con este ambiente y con estas pintas me presenté en las instalaciones del Atlético, nervioso, muy nervioso. Era mi primera carrera desde que en 1994 disputara la Behobia San Sebastián. A mi alrededor no había más que galgos. Nos clasificamos 111 atletas liderados por Sergio Román, Mikel Albeniz e Ibai Alba.

Repetí al año siguiente y, por diversos motivos, no puede volver a hacerlo hasta este año. Como ya he mencionado antes, en unas condiciones meteorológicas completamente diferentes y muy adecuadas para la práctica de este precioso deporte. Salí con Hoki con intención de hacer una buena carrera, rodar a un buen ritmo y luchar por las primeras posiciones. Al poco de salir comenzamos a adelantar a algunas rivales hasta que, al pasar la primera ciaboga, Hoki se puso en cabeza, con Marina pegada a su espalda. A lo largo del recorrido le invitamos a pasar en varias ocasiones pero tenía su estrategia bien clara. Esperó hasta la última ciaboga y cambió de marcha para irse hacia la meta en solitario. Hoki fue segunda y primera veterana.

img_2634

Cross Beach 2016

Pasamos una bonita mañana corriendo por la orilla de la playa de La Concha. Hacer lo que más nos gusta, en un marco como la playa de La Concha y con un tiempo espectacular. ¿Se puede mejorar? Claro que sí, hacerlo en buena compañía. Zorionak a Ima y a Marina por sus victorias. Y a Hoki que, después de una dura semana, luchó como una campeona. ¡Os espero el año que viene! Fotos de Andoni Olaxa.

img_2633

Cross Beach 2016 Con Hoki, segunda clasificada y primera veterana. Zorionak!


Os presento a una de las muchas joyas que esconde Donostia. Conocida para algunos lugareños y bastante desconocida para los siempre bienvenidos foráneos. Una joya no tan popular como el Peine del Viento, la playa de la Concha, el Palacio de Miramar, el Paseo Nuevo pero igual de interesante. Naturaleza en estado puro y salvaje.
La cala de Agiti se sitúa en el extremo oeste de la ciudad, casi en su límite con la localidad de Orio.

El acceso es probablemente el motivo de su desconocimiento y de que se haya mantenido tan salvaje con el paso de los años.

Tras coronar Igeldo (Padre Orkolaga ibilbidea), en la semi-rotonda donde da la vuelta el autobús público (línea 16), giramos a la derecha y comenzamos a bajar el Camino de Agiti. Carretera de asfalto irregular en su tramo inicial que acaba por convertirse en una incómoda pista de cemento.

El tortuoso camino y la vegetación que lo flanquean a ambos lados hace difícil presagiar el paisaje que nos aguarda unos pocos metros más allá de aparcar el coche (salvo que hayamos optado por bajar a pie o en bicicleta).
En la actualidad, la parte transitable del Camino de Agiti muere a la altura del comienzo de la antigua piscifactoría de rodaballos. Unas rocas bloquean la carretera en un innecesario recordatorio. Nadie en su sano juicio se avenruraría en coche por ese ¿camino? La pista de cemento se convierte en un cada vez más estrecho sendero de tierra.

De repente la vista se abre hacia el mar y podemos apeeciar el mar en todo su esplendor.

En alguna zona el sendero es prácticamente inesistente y es necesario bajar a la cala para poder continuar. La cala es de grandes piedras de cantos erosionados en su parte más cercana a Donostia y va dando paso a piedras cada vez más pequeñas y agradables a medida que caminamos en dirección a Orio. Acumula gran cantidad de palos, redes y otros restos depositados por el mar.

Un lugar especial, con reminiscencias del pasado que perfectamente podría ser escenario de películas a cerca del origen de la tierra, sobre un naufragio o de algún episodio de Lost. 

Os animo a que hagáis una pequeña excursión a la zona, a admirar la bravura del mar. Hoy (10 de diciembre de 2016) hacía una preciosa mañana, con un inesperado sol de diciembre y una agradable temperatura.

Fotografías tomadas el 10 de diciembre de 2016.

 

 

 

 

 

 

 


Hace unos años leí “De qué hablo cuando hablo de correr” de Haruki Murakami. Al hilo del título de esta novela, se me ocurrió escribir un post sobre “En qué pienso cuando corro”. La mayor parte de las veces pienso en vanalidades (en lo que tengo que hacer ese día, en los kilómetros que llevo en las zapatillas, etc.) o me repito trivialidades (el peso de esa mañana, la última canción que he escuchado, etc.) para que se me pasen antes los kilómetros cuando toca rodaje o los metros cuando toca entreno de repeticiones.

Pero, en alguna ocasión, se me ocurren cosas “ingeniosas” o que, al menos, merecn ser contadas. Una de las últimas es la idea del post, las palabras inteligentes. Se trata de palabras que contienen otra palabra que explica, al menos en parte, el significado de la palabra que la contiene. Seguro que con los ejemplos lo entendéis mejor.

Palabras inteligentes:

  • Bochorno. Entre las diversas acepciones de la RAE, encontramos estas dos: Aire caliente y molesto que se levanta en el estío; Calor sofocante. La palabra contenida es, en este caso, horno. “Lugar muy caliente”, también según la RAE. BocHorno.
  • Atasco. Empezemos con las acepciones de la RAE:
    • Impedimento que no permite el paso.

    • Obstrucción de un conducto, con materias sólidas que impiden el paso de las líquidas.

    • Embotellamiento (congestión de vehículos).

    • Dificultad que retrasa la marcha de un asunto.

La palabra contenida es, en este caso, asco. Si nos centramos en la segunda acepción, cuando se atasca una tubería, por ejemplo, el olor suele ser malo y esto puede provocar una “impresión desagradable causada por algo que repugna”. Así es como se refiere al asco la RAE. AtAsco.

  • Entrenando. Si la desdonponemos en sílabas, sale un curioso juego de palabras: En – Tren – Ando. Podría valer para ocasiones en las que vamos dando gas a tope… Vale, está bajando el nivel.

Os animo a que compartáis conmigo más “palabras inteligentes” o más pensamientos que tengáis mientras corréis.

Actualización – añado algunas sugerencias recibidas:

  • coRIENDO (Beronika Noya Arrizabalaga – Bero).
  • seRIE (Emilio Cajete Miguel – Armani).
  • En – Red – Ando (Gabriel Beldarrain – Juntaletras).
  • A full – ego lento (Norman Cuenca – Cherman – Wallo).

Mixto Zarautz

4 de diciembre de 2016

10:20 AM

Información de la prueba.

Clasificación de la prueba.

Cuando unos meses antes Bero propuso hacer una comida de korricalaris el día 4 de diciembre de 2016, después de la carrera de parejas de Zarautz, sentí pena porque tenía otros planes para ese fin de semana. Así que, de entrada, anuncié mi ausencia. 


Pasaron los días y mis planes originales se fueron esfumando por motivos laborales así que comfirmé mi presencia tanto en la comida como en la propia carrera gracias al ofrecimiento de Hoki. 

La semana previa a la carrera consensuamos una estrategia que saltó por los aires en los pocos metros que separan la línea de salida del primero giro a la izquierda. Unai nos había advertido de que se salía rápido pero no nos imaginábamos que tanto. Primer latigazo y primeras peleas por abrirnos paso e intentar no perder el primer grupo perseguidor. 

Carrera a tres vueltas (1 corta seguida por dos largas) con gran ambiente en varios puntos del trazado, sobre todo en los pasos por el centro del pueblo. La energía gastada en la salida y problemas estomacales nos obligan a bajar el ritmo y a ceder dos o tres posiciones. Recuperamos el aliento y las sensaciones y empezamos a remontar. 


En la larga recta que da acceso al centro, nos quedamos junto a Helene Alberdi y Jon Trigueros y, pese a distanciarnos un poco, al final nos rebasan en un bonito empujón final. Zorionak bikote! Somos la pareja número 11 en cruzar la línea de meta.

Enfilando una larga recta con moderado viento de cara. Iratxe Aranburu.
Sorprendido por la gran participación (648 parejas incritas y 602 finalizadas) y por el enorme nivel de la prueba, del que da cuenta Gabriel en su indispensable blog. 


En Facebook podéis admirar los trabajos fotográficos de Javier Zatarain y de Bittor Mutiozabal. 

Gracias, Unai, por los consejos previos a la carrera. Se ve que le tienes un especial cariño y que la conoces bien. Zorionak a Las 602 parejas con especial mención a Izaro y a Mitxel por ganar la prueba y a Alejandra y a Javi por ganar la liga. ¡Y a Cajapino por mantener el récord del circuito!

Otra bonita experiencia que os recomiendo y que espero poder repetir pronto. 


27 de noviembre de 2016
08:45 AM
Mañana fresca y despejada para correr. Tal y como comenté en otro de mis posts, la temperatura con la que los maratonianos élite consiguieron sus mejores marcas fue de 9,9 grados centígrados. Os animo a leer los detalles del estudio.
Consultando los registros de la carrera en Garmin Connect, me encuentro con los siguientes valores a las 8:45:

  • Temperatura de 7,2 grados centígrados.
  • Velocidad del viento de 3 kilómetros por hora.
  • Humedad relativa del 100%.

Decido consultar Euskalmet para tener una segunda opinión y obtengo los siguientes valores:

  • Valor medio de la velocidad media del viento (Puerto de Pasaia): 1,4 kilómetros por hora.
  • Valor medio de la velocidad máxima del viento (Puerto de Pasaia): 6,3 kilómetros por hora.
  • Temperatura media (Jaizkibel): 11,1 grados centígrados.
  • Temperatura mínima (Jaizkibel): 7,5 grados centígrados.
  • Valor medio de la Humedad relativa del aire (Jaizkibel): 69%.
  • Valor máximo de la humedad relativa del aire (Jaizkibel): 98% – 23:40h.
  • Valor mínimo de la humedad relativa del aire (Jaizkibel): 42% – 10:20h.

Me atrevo a concluir que las condiciones climatológicas eran cercanas a lo ideal para correr. Lo cual coincide con la sensación que experimenté durante la carrera.

Pero la meteorología solo es un factor, uno más de los muchos que influyen en el resultado final de una carrera, sea cual sea su distancia. 

Acostumbro a correr solo, sin liz natural y por calles desiertas. Convivo con vehículos del servicio de limpieza, repartidores, agentes de la ley y algún que otro coche particular (los menos). Sin mucho ruido y, en cuanto puedo, por asfalto. En ocasiones hasta puedo escuchar el cantar de los pájaros en la zona de Universidades o el de algún gallo en la zona de Igara. 

El domingo las sensaciones fueron algo parecidas: mañana fresca, calles poco pobladas de gente y carretera despejada por delante. Hicimos un grupito de unas 8 unidades del que tirábamos Unai y Yo. La intención era colocarnos codo con codo y que Hoki fuera detrás, lo más resguardada posible. No salió perfecto ni mucho menos pero creo que, para no haberlo entrenado nunca, aprobamos. 

Transitar por la Avenida de la Libertad, la calle Zubieta, el Paseo de Miraconcha, la calle Easo o el paseo de Errondo entre otras calles prácticamente en silencio, es un lujo. Un silencio solo roto por algún entusiasta espectador y alguna que otra consigna interna.


Soy el primero que agradezco los aplausos y los gritos de ánimo del público, en un acto de entrega desinteresada. Y en no pocas ocasiones lo he comentado. En casi todas las carreras hay pasos que ponen los pelos de punta. Pero una cosa no quita la otra: para mí, Donostiarra de adopción y ñoñostiarra de pura cepa, correr por una Avenida de la Libertad casi desierta, disfrutando de una fresca mañana de otoño, no tiene precio. 

Volviendo a la carrera, del domingo, del grupo se fueron descolgando unidades hasta que nos quedamos los tres de Sasoituz y Ane Zabala. Desde fuera nos llegaba información de que delante nuestro iba la tercera chica. Llevábamos tiempo con ella a la vista, una chica que suponíamos era francesa (Irene Gorban a la postre) por su pañuelo con motivos de la bandera gala. 

Poco después de pasar el cruce que da acceso al Alto de Errondo, le pasamos y Hoki y Ane se colocan tercera y cuarta. Vamos con cierta holgura sobre el objetivo a conseguir así que decidimos no apretar para jugarnos la última baza en el sprint. 

Nada más cruzar el acceso al estadio, Hoki nos manda cambiar y Ane se queda rezagada. Cruza la meta pensando que es tercera pero resulta que entra en cuarta posición. Tras un amago de decepción, la alegría de la MMP nos desborda: 39:26. 

Otro muy buen rato entre amigos. 

Gracias a Unai por los consejos en carrera y Elena por la foto. Gracias a los que animasteis por el camino, incluso a los que no ví, Norman. 

Zorionak Hoki! !Gran marca que sospecho no durará mucho! Tienes bastante más en esas piernas y pronto lo sacarás.