XXVI Cross 3 playas

Publicado: 13 de octubre de 2015 en Running / Correr
Etiquetas:, , , , ,

XXVI Cross 3 playas
11 de octubre de 2015
10:00 AM (esta vez sin sorpresas)
Si hace un par de semanas os contaba que me presentaba en la salida de la Josetxo Imaz después de mes y medio sin disputar una carrera, el domingo pasado me presentaba en la salida del Cross 3 playas tras algo más de 4 meses* (126 días para ser exactos) sin disputar un carrera por las calles de Donostia.
Correr en tu ciudad siempre es especial porque conoces el recorrido y puede salir a animarte más gente que en otras ocasiones. En este caso, la mayor parte del recorrido coincide con mis rutas habituales de entrenamientos por lo que sabía más que de sobra a lo que me enfrentaba.
Tras un buen calentamiento en compañía de Xabi Vega, nos dirigimos a la zona de salida para hacer unas aceleraciones y colocarnos en la parte delantera. Somos más de 2.000 corredores inscritos y conviene situarse en la parte delantera para no perder segundos en la salida.
No hay una pretensión específica de tiempo ya que, una vez superada la barrera de los 37 minutos, el siguiente objetivo es hacer un buen papel en la Behobia (Unai, no me des mucha caña por favor). Así que, como dice Xabi, vamos a salir a hacer un “buen entreno”. Es una buena forma de quitarnos presión de encima.
Salimos fuerte y, al paso por el kilómetro 1 (3’28’’), decidimos bajar el pistón. Nos colocamos en un grupito hasta que, en torno al kilIMG_9743ómetro 4, me descuelgo del mismo. Paso unos momentos difíciles, coincidiendo con el tramo de Sagües y con el tramo de ida del paseo nuevo (ascendente y de piso irregular). En la bajada hacia la Parte Vieja y en el propio callejeo por esta zona, consigo sobreponerme y los parciales van bajando de nuevo. En los momentos en los que peor lo paso, me acuerdo de Bjarne Riis. Llevo un par de días leyendo “Nubes y claros”, biografía del ciclista danés y me viene a la mente una de las anécdotas que relata: “Si ganas la carrera te regalo una bicicleta de carreras de verdad” le prometió su padre antes de su primera carrera. Mi meta y mi recompensa eran mucho menos ambiciosas pero me ayudaron igualmente.
Al salir de la calle Mayor y girar hacia Ijentea, una agradable sorpresa (los Aitas) me dan el empujón definitivo para encarar los últimos kilómetros al ritmo necesario y ¡pegadito a la barandilla, Romain!
Los dos últimos kilómetros coinciden con mi lugar habitual de entrenamiento para las series así que decido apretar los dientes y lanzarme a ganar unos cuantos segundos al crono. Voy pasando a algunos corredores y me lanzo a por la interminable recta de meta al salir del túnel del Antiguo. Se van sucediendo los diferentes arcos hinchables hasta que por fin aparece el de meta. Al cruzar la línea de meta, no soy capaz de decir el tiempo que he hecho pero si tengo la seguridad en que he rebajado mi marca personal.
Estaba en lo cierto, había conseguido dar otro mordisquito (de 9 segundos) a mi marca hasta dejarla en 36:22.
Próxima estación: La Clásica (15k).

*: El día 13 de junio (6 días después de las 5 Millas del Urumea) corrí el 1.000 de ATECE pero, como fue en el miniestadio de Anoeta, no lo tengo en cuenta.

comentarios
  1. Ese 1.000 es muy importante, Iulen. Tienes que seguir probando la pista para saltar el siguiente escalón: 36′. Ánimo! y ZORIONAK!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .