Archivos para 2 de octubre de 2015


Los lunes cuesta más vencer a Newton

Los lunes suelen ser los días más suaves en mi rutina de entrenamientos. Normalmente se trata de un rodaje suave de 45 minutos. Sin embargo (o quizás gracias a esto), son los días que más me cuesta levantarme de la cama y calzarme las zapatillas.

En su primera ley, Newton expoPost_blogne que “Todo cuerpo tiende a mantener su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas ejercidas sobre él”.

En el caso que me ocupa, mi estado es de reposo, tumbado sobre la cama, en estado de somnolencia. Y son unas cuantas las fuerzas ejercidas sobre mí para que no cambie de estado.

 

 

Suena el despertador, es pronto

Tengo sueño,

Es lunes, ayer fue un día duro,

Fuera hace frío,

Tengo las piernas cansadas,

Me duele la garganta,

Mi nariz no para de expulsar mocos,

Solo es un rodaje de 45 minutos,

No pasa nada por “fallar” un día,

Puedes salir a correr por la tarde,

Sin embargo, en cuestión de segundos me levanto y en cuestión de minutos ya estoy dando las primeras zancadas. Atendiendo a la primera ley de Newton (también llamada ley de la inercia), una poderosa fuerza ejercida sobre mí ha hecho que modifique mi estado de reposo. Esta fuerza ha sido capaz de vencer al resto de fuerzas, que tiraban de mí en sentido contrario.

¿Cuál es esta fuerza? ¿Cuál es esta fuerza capaz de vencer a la inercia de la que habla Newton y a todas esas otras fuerzas antes mencionadas? Es creer que ese entrenamiento también cuenta, que es una piedra más en ese muro que estás construyendo, es el miedo a que este primer “fallo” pueda desencadenar otros más, es el compromiso adquirido con uno mismo. En definitiva, es la satisfacción de hacer “lo correcto”.

Chema Martínez lo llama “no pienses, corre”. Me gusta mucho esta frase. Me acuerdo mucho de ella los lunes cuando suena el despertador.