Archivos para octubre, 2015


15 km San Sebastián 2015 (La Clásica)

18 de octubre de 2015
10:35 AM

IMG_9892Nuevo domingo y nueva carrera por disputar. No es una de las marcadas en rojo en mi calendario pero si un buen test de cara al próximo gran objetivo, la 51º edición de la Behobia San Sebastián.

El sábado quedo con Xabi Vega para hacer un rodaje y tengo que tirar de guantes, gorro y buff porque ha salido un día frío. Quedamos a las 7 y hace en torno a 5 – 6 grados. Echamos unos cálculos rápidos y nos frotamos las manos pensando en la buena temperatura que tendremos al día siguiente durante la carrera.

El domingo suena el despertador y lo primero que hago es chequear el iPhone para ver el pronóstico del tiempo. Abro la app de AccuWeather y veo que marca 17º y sensación térmica de 18º. Mi primera reacción es darle un par de toquecitos para que se espabile y me marque lo que realmente hace y no lo que tiene en la memoria de ayer. Pues va a ser que la cosa no cambia así que, resistiéndome a creerlo, hago mis cosillas en el baño y salgo a la terraza a comprobar en mi propia piel que hace calor y viento sur (leve).

La cosa no pinta bien pero es lo que toca y contra lo que hay que pelear.

Rutinas varias aparte, llega la hora en la que he quedado con Xabi para ir a aparcar su coche en Amara e ir caminando hasta la consulta de EGFisios, donde vamos a hacernos la foto de equipo. Hoy es el debut de Xabi en el Team EGFisios taldea, por cierto.

Nos hacemos unas fotos con La Concha de fondo IMG_9923y nos dirigimos hacia la salida calentando. Ibon y Olaia no van a poder correr así que Xabi, Aitor, Julen y Yo seremos la representación del equipo en esta ocasión. Xabi, Aitor y Yo vamos a salir a 3’40’’ mientras que Julen decide salir más tranquilo.

A eso de las 10, nos acercamos a Arcco para conocer a Carlos Esnaola, otro pupilo de Sasoituz con el que vamos a salir hoy. Carlos viene acompañado por Maitane Guerrero así que, por fin, tengo el placer de saludarle en persona.

Una vez hechas las presentaciones, nos dirigimos al coche a cambiarnos de ropa y de zapatillas y a coger el membrillo y enfilamos hacia la Avenida de Madrid. Por el camino nos topamos con Ainhoa y con Krutx, que nos dan las últimas instrucciones y me confirman que vaya al ritmo acordado. Confieso (aunque es fácil hacerlo a posteriori), que no tenía Yo muy claro que pudiera rodar a 3’40’’.

Una vez colocados en la parte delantera del grupo, diviso a Sergio Román, que va a tener el detallazo de marcarnos el ritmo y se acerca hacia nosotros. Hacemos las presentaciones y nos comenta que Ima González Gete también va a marcarnos ya que ayer los dos se dieron una buena zurra entrenando. Así que se puede decir que somos unos afortunados.

Salimos según lo previsto y Sergio va cantándonos los parciales. Es admirable la facilidad con la que rueda a ritmos a los que Yo voy tan justo. Los primeros kilómetros voy con bastante soltura pero, a la altura del km. 3 noto que empieza a costarme seguirles. Decido apretar para intentar seguirles. Al paso por el primer parcial (km. 5 – 18:42 – 3’44’’), cedo unos pocos metros. Le digo a Sergio que baje un poco y se queda conmigo mientras el resto tiran hacia delante. Del km.6 al km. 10 lo paso mal, no encuentro el ritmo y le digo a Sergio una y otra vez que baje el pistón. Aquí es donde más importante es su papel, sin parar de hablarme y de animarme. Es un parcial que física y mentalmente se me hace muy duro. Está plagado de largas y amplias rectas y pierdo mucho tiempo a pesar del apoyo de la familia y algunos amigos que han salido a animarme. Al paso por el segundo control (km. 10 – 38:09 – 19:27 – 3’53’’), le digo a Sergio que se vaya, que si tiene alguien al que ayudar por delante, que lo haga. Ya ha hecho mucho por mí.

A partir de este momento se producen varios hechos que hacen que le dé IMG_9880la vuelta a la tortilla. Al salir del túnel de Ondarreta, la carretera pica hacia abajo, voy descontando kilómetros, el próximo paso intermedio será a apenas 300 metros de meta, intuyo (y acierto) que los Aitas estarán animándome en el cruce de San Martín con Easo, he entrenado fuerte, he tenido a Sergio a mi disposición,… El caso es que encuentro la soltura y la frescura que me faltaban. Decido ir a por todas para intentar minimizar la pérdida y voy pasando a algún que otro corredor lo cual siempre anima un poco.

El último parcial confirma las buenas sensaciones (meta – 57:13 – 19:04 – 3’49’’). Acabo muy fuerte, con un último parcial de 3’42’’/km.

Sensaciones agridulces al cruzar la línea de meta. Por un lado, contento por el resultado y por haber sabido superar el bache del segundo parcial. Por otro lado, preocupado de cara a la Behobia.

Al analizar los datos del reloj en casa, me animo un poco más. Recorrí 15.170 metros en 57’13’’ con un ritmo medio de 3’46’’. No es el objetivo marcado inicialmente pero es una buena marca para mis posibilidades. Además, el día 8 de noviembre va a hacer una temperatura mucho más agradable para correr.

IMG_9925Aún a riesgo de ser cansino, quiero agradecer a Sergio la labor que hizo conmigo y a Ima la que hizo con Xabi Vega porque me consta que se marcaron un último cinco mil de vértigo.

Y gracias a todos por los ánimos. Seguimos entrenando duro.

Anuncios

XXVI Cross 3 playas

Publicado: 13 de octubre de 2015 en Running / Correr
Etiquetas:, , , , ,

XXVI Cross 3 playas
11 de octubre de 2015
10:00 AM (esta vez sin sorpresas)
Si hace un par de semanas os contaba que me presentaba en la salida de la Josetxo Imaz después de mes y medio sin disputar una carrera, el domingo pasado me presentaba en la salida del Cross 3 playas tras algo más de 4 meses* (126 días para ser exactos) sin disputar un carrera por las calles de Donostia.
Correr en tu ciudad siempre es especial porque conoces el recorrido y puede salir a animarte más gente que en otras ocasiones. En este caso, la mayor parte del recorrido coincide con mis rutas habituales de entrenamientos por lo que sabía más que de sobra a lo que me enfrentaba.
Tras un buen calentamiento en compañía de Xabi Vega, nos dirigimos a la zona de salida para hacer unas aceleraciones y colocarnos en la parte delantera. Somos más de 2.000 corredores inscritos y conviene situarse en la parte delantera para no perder segundos en la salida.
No hay una pretensión específica de tiempo ya que, una vez superada la barrera de los 37 minutos, el siguiente objetivo es hacer un buen papel en la Behobia (Unai, no me des mucha caña por favor). Así que, como dice Xabi, vamos a salir a hacer un “buen entreno”. Es una buena forma de quitarnos presión de encima.
Salimos fuerte y, al paso por el kilómetro 1 (3’28’’), decidimos bajar el pistón. Nos colocamos en un grupito hasta que, en torno al kilIMG_9743ómetro 4, me descuelgo del mismo. Paso unos momentos difíciles, coincidiendo con el tramo de Sagües y con el tramo de ida del paseo nuevo (ascendente y de piso irregular). En la bajada hacia la Parte Vieja y en el propio callejeo por esta zona, consigo sobreponerme y los parciales van bajando de nuevo. En los momentos en los que peor lo paso, me acuerdo de Bjarne Riis. Llevo un par de días leyendo “Nubes y claros”, biografía del ciclista danés y me viene a la mente una de las anécdotas que relata: “Si ganas la carrera te regalo una bicicleta de carreras de verdad” le prometió su padre antes de su primera carrera. Mi meta y mi recompensa eran mucho menos ambiciosas pero me ayudaron igualmente.
Al salir de la calle Mayor y girar hacia Ijentea, una agradable sorpresa (los Aitas) me dan el empujón definitivo para encarar los últimos kilómetros al ritmo necesario y ¡pegadito a la barandilla, Romain!
Los dos últimos kilómetros coinciden con mi lugar habitual de entrenamiento para las series así que decido apretar los dientes y lanzarme a ganar unos cuantos segundos al crono. Voy pasando a algunos corredores y me lanzo a por la interminable recta de meta al salir del túnel del Antiguo. Se van sucediendo los diferentes arcos hinchables hasta que por fin aparece el de meta. Al cruzar la línea de meta, no soy capaz de decir el tiempo que he hecho pero si tengo la seguridad en que he rebajado mi marca personal.
Estaba en lo cierto, había conseguido dar otro mordisquito (de 9 segundos) a mi marca hasta dejarla en 36:22.
Próxima estación: La Clásica (15k).

*: El día 13 de junio (6 días después de las 5 Millas del Urumea) corrí el 1.000 de ATECE pero, como fue en el miniestadio de Anoeta, no lo tengo en cuenta.


Los lunes cuesta más vencer a Newton

Los lunes suelen ser los días más suaves en mi rutina de entrenamientos. Normalmente se trata de un rodaje suave de 45 minutos. Sin embargo (o quizás gracias a esto), son los días que más me cuesta levantarme de la cama y calzarme las zapatillas.

En su primera ley, Newton expoPost_blogne que “Todo cuerpo tiende a mantener su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas ejercidas sobre él”.

En el caso que me ocupa, mi estado es de reposo, tumbado sobre la cama, en estado de somnolencia. Y son unas cuantas las fuerzas ejercidas sobre mí para que no cambie de estado.

 

 

Suena el despertador, es pronto

Tengo sueño,

Es lunes, ayer fue un día duro,

Fuera hace frío,

Tengo las piernas cansadas,

Me duele la garganta,

Mi nariz no para de expulsar mocos,

Solo es un rodaje de 45 minutos,

No pasa nada por “fallar” un día,

Puedes salir a correr por la tarde,

Sin embargo, en cuestión de segundos me levanto y en cuestión de minutos ya estoy dando las primeras zancadas. Atendiendo a la primera ley de Newton (también llamada ley de la inercia), una poderosa fuerza ejercida sobre mí ha hecho que modifique mi estado de reposo. Esta fuerza ha sido capaz de vencer al resto de fuerzas, que tiraban de mí en sentido contrario.

¿Cuál es esta fuerza? ¿Cuál es esta fuerza capaz de vencer a la inercia de la que habla Newton y a todas esas otras fuerzas antes mencionadas? Es creer que ese entrenamiento también cuenta, que es una piedra más en ese muro que estás construyendo, es el miedo a que este primer “fallo” pueda desencadenar otros más, es el compromiso adquirido con uno mismo. En definitiva, es la satisfacción de hacer “lo correcto”.

Chema Martínez lo llama “no pienses, corre”. Me gusta mucho esta frase. Me acuerdo mucho de ella los lunes cuando suena el despertador.